Festivales de verano para disfrutar (aún más) en Tokio

Tokio presenta una serie de festivales donde la música, la danza, la luz y el color son los protagonistas durante los meses de junio, julio y agosto. 

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: visualspace / ISTOCK

El verano calienta motores y en Tokio significa música, danza y fuegos artificiales, por eso detallamos algunas de las festividades más importantes de los próximos meses en la ciudad de Tokio. 

Fuegos artificiales en Tokio, Japón | D.R.

Junio, calentando motores

Actuaciones  de  música  y  danza  tradicional  y  festivales  populares  llenan  los  días  de  junio como la antesala a esa ansiada vuelta a la normalidad que parece que vuelve a partir de este con relajaciones de medidas para el turismo internacional.

Para los que quieran saborear un festival como los de antaño, el Torikoe Festival, que se celebra anualmente en junio, incluye un desfile de mikoshi (santuario portátil), con el Sarutahiko como deidad popular, bailarines de tekomai y niños con banderas de colores.

Jarrones en Tokio, Japón | D.R.

Por la noche, el mikoshi, rodeado de faroles tradicionales  en  postes,  se  devuelve  al  santuario.  Con  un  peso  de  alrededor  de  cuatro toneladas,  el Senkan  Mikoshi,  la  principal  atracción  del  desfile,  es  uno  de  los  santuarios portátiles más pesados de Tokio.

También tiene lugar este mes el Festival Sanno, uno de los tres grandes festivales de Japón y uno de los tres grandes festivales de Edo (como se llamaba en  la  antigüedad  Tokio) junto  con  el Festival Kanda  y el  Festival  Fukagawa. La duración dela festividad este año se verá limitado por la pandemia.

Kioto, o el aroma milenario de Japón: cinco básicos en la ciudad de las geishas

Julio, explosión de luz y color

Julio  ha  sido  siempre  el  mes  de  celebración  de  diferentes  eventos  como  el Tanabata,  el “festival de las estrellas” en Asakusay una de las cinco festividades tradicionales en Japón, conocidas como “gosseku”.  

Festival de Tokio, Japón | D.R.

Celebrado  en  todo Japón,  la  gastronomía juega  un  papel importante durante todas las fiestas. Así, el visitante podrá saborear el Takoyaki, bolas de masa frita con pequeños pedazos de pulpo en el interior; Yakisoba, fideos fritos mezclados con carne de cerdo y repollo; el Okonomiyaki, una especie de panqueque salado hecho de masa y una variedad de ingredientes diferentes o el Yakitori, pollo a la parrilla en un pincho que se sirve con cebolletas y salsa yakitori. Otro de los eventos destacados es el Mitama Matsuri ,que  tiene  lugar  en  el Santuario  Yasukuni.  

Se  trata  de  uno  de  los  festivales  más importantes de Obon que tiene como finalidad honrar a los antepasados. Unos 30.000 faroles de papel brillante bordean el camino hasta llegar al templo, brindando al ambiente una luz delicada e íntima.

Agosto, el mes de las flores

El Festival del Girasol de Kiyose ofrece una vista panorámica de flores amarillas brillantes bajo  el  sol  de  verano, y  es  el  evento  más  grande en  Tokio. El  área, que  mide aproximadamente  24.000  m2,  está  llena de  unos  100.000  girasoles, un  espectáculo  que resulta  atractivo  para  el  visitante cada  año.

Ceremonia tradicional, Tokio | D.R.

Además  del  propio  festival  de  las  flores propiamente dicho, también tiene lugar un concurso de fotografía y se pueden  visitar una serie de puestos con verduras frescas de verano y girasoles cortados. Otro de los acontecimientos del mes de agosto es el Festival  Awa  Odori  de  Koenji, que tradicionalmente  siempre  se  celebra  el  último  sábado  y  domingo  del  mes  como  parte  del Obon para homenajear a los ancestros. Se trata del segundo más grande de Japón después del que se celebra en Tokushima (Shikoku), que además es el más antiguo del mundo.

La música es el pivote de todas estas celebraciones donde la danza tradicional “awa odori” es la principal protagonista de los desfiles de los grupos de coreografías o “ren”.