Excursiones, fiestas y flamenco

Un viajero que se precie no debe dejar de echar un vistazo a lugares de gran encanto como el cercano pueblo de Ojén, que se encuentra a menos de diez kilómetros de Marbella. El verano constituye una de las mejores épocas del año para recorrer sus estrechas y empinadas calles, que conservan en gran medida el estilo típico del sur de Andalucía, caracterizado por sus casas de adobe encaladas de poca altura, pequeñas plazas y gentes acogedoras. A finales del mes de julio celebra sus fiestas, y en agosto, un festival flamenco que programa cada año a los mejores intérpretes de este arte. A pocos kilómetros, el Refugio del Juanar ofrece al viajero unas impresionantes panorámicas en un lugar que la historia ha registrado como aquel en que el general Charles de Gaulle escribió sus memorias. Antiguo coto de caza privado de la familia Larios, fue también uno de los lugares de retiro elegidos por el monarca Alfonso XIII. También resulta muy interesante darse una vuelta por localidades como Istán o Casares, declarado conjunto histórico artístico en el año 1978 y cuna de Blas Infante, creador del "Ideal Andaluz" y autor del himno y la bandera de Andalucía.