Lo último en excentricidad: un café de Tokio con minicerditos

En el MiPig Cafe, hay decenas de minicerditos valientes que ponen su granito de arena para acabar con el estrés de la vida cotidiana. Entramos en el que se encuentra en el barrio de Shibuya para conocer todos los detalles

María Escribano
 | 
Foto: Hatade Ryuji

Tokio ha sido estas semanas el centro del mundo gracias a la celebración de los Juegos Olímpicos y Shibuya lleva unos años siendo uno de los barrios más de moda de la capital nipona. Es en este barrio donde se encuentra el MiPig Cafe, uno de los establecimientos más curiosos de la ciudad (tienen tres más en el barrio de Meguro y en las ciudades de Koshigaya y Osaka).

Entrada del MiPig Cafe de Shibuya.  | Hatade Ryuji

En Japón son habituales los cafés en los que disfrutar de una buena taza de expreso rodeado de gatos o perros como terapia antiestrés, pero en este caso, el MiPig Cafe lo que tiene son minicerditos, una variedad muy polémica de cerdo doméstico, ya que fue modificado por el ser humano para tener ese pequeño tamaño.

Interior del MiPig Cafe.  | Hatade Ryuji

Por algo más de siete euros, el cliente puede pasar 30 minutos rodeado de estos animales mientras se toma una bebida (cuyo precio parte de unos cinco euros) y un dulce (hay dónuts con forma de cerditos).

Los dónuts del MiPig Cafe.  | Hatade Ryuji

Ahora bien, hay una serie de normas que adoptar y que te explican antes de interactuar con los animales. Por ejemplo, se recomienda no cogerlos en brazos porque se asustan, pero sí les gusta que les toquen la cabeza. Se puede fotografiarlos, pero sin flash, que también se pueden asustar. Como consecuencia de la pandemia, actualmente hay unas medidas de restricciones de aforo y ventilación en el MiPig Cafe para evitar contagios y hay que llevar mascarilla.

Taquillas del local. | Hatade Ryuji

Los minicerditos pesan entre 18 y 40 kilos y su origen es británico. El MiPig Cafe da la opción de poder adoptar uno y llevárselo a casa, después de pagar un precio por él y rellenar una serie de formularios. Los minicerditos nacen en una granja (MiPig, la primera granja de de minicerdos de Japón) y se crían en el café, para socializar entre humanos. Además, cuentan con veterinarios para hacerles chequeos frecuentes y controlar su salud.

Uno de los minicerditos.  | MiPig Cafe
Cliente en el local.  | Hatade Ryuji

Un recorrido de 24 horas en Tokio

Una de las estancias del local.  | Hatade Ryuji

Te dará pena tomarte estos cafés en 3D