Estonia, el país de las noches blancas

¿Por qué Estonia es una magnífica elección para las vacaciones de verano? Razones hay muchas, pero nos quedamos con dos: por su capital, una urbe histórica y vibrante, y por la impactante naturaleza estonia, salpicada de tradicionales casas de madera y mansiones señoriales. ¡Empieza el viaje! 

Albert Falcó / Vídeo: Juan Coma
 | 
Foto: RossHelen/Shutterstock

Debido  a  su  ubicación  en  el  norte,  las  noches  de  verano  en Estonia  se  conocen como noches blancas. Durante la velada de San Juan los estonios apenas duermen y se sientan al aire libre en el perpetuo crepúsculo, con los rostros iluminados por el resplandor de las hogueras.

El día de San Juan, que tiene su origen en antiguas tradiciones populares, marca el comienzo de  la  temporada  de  fabricar  heno.  Se  celebraba  mucho  antes  de  la  llegada  del cristianismo  a  Estonia y,  aunque  la  celebración  recibió  un  nombre  cristiano,  las  tradiciones paganas  siguen  vivas  hoy  en  día.  Desde  el año 1919,  las  celebraciones  del  solsticio  de  verano se solapan con las del Día de la Victoria, el 23 de junio, cuando las fuerzas estonias derrotaron a las tropas alemanas en la Guerra de la Independencia.

estonia
Panorámica de las murallas de Tallin. | D. R.

Antiguas supersticiones y tradiciones modernas

La víspera del solsticio de verano está vinculada con muchas creencias populares. Los niños, por ejemplo, permanecen despiertos hasta el amanecer, mientras que los jóvenes enamorados recorren el bosque en busca de una flor de helecho de la suerte que, según la tradición estonia, solo florece esa noche. 

Los chicos y chicas más aventureros saltan sobre sobre las hogueras con la esperanza de alcanzar la prosperidad o se balancean lo más alto posible en el columpio de madera del pueblo. Las tradiciones más modernas incluyen cantos, bailes y la narración de viejos cuentos populares.

Estonia, un destino perfecto para unas vacaciones de verano

La cascada de Jägala, es la mayor cascada natural de Estonia. | D. R.

Estonia es una república báltica que tiene una capital moderna, Tallin, y muchos lugares llenos de tradiciones y con una naturaleza espectacular como las islas de Muhu y Saaremaa o el Parque Nacional de Lahemaa.

Tallin es una urbe que puede presumir de ser la ciudad de origen medieval mejor conservada del norte de Europa. Su casco antiguo, prácticamente intacto desde el siglo XIII, es patrimonio de la humanidad por la Unesco. En un recorrido por Tallin merece la pena pasear por sus calles más emblemáticas como la de la Pierna Larga y la de la Pierna Corta, recorrer la plaza del Ayuntamiento y saludar al Viejo Tomás, la veleta que preside la torre de este edificio y uno de los símbolos más queridos de Tallin, y hacer un recorrido por sus murallas y ver la torre de Margarita La Gorda, llamada así por el grosor de sus muros. Los miradores de Tallin, el de Patkuli y el de Kothu, en la colina de Toompea, cuentan con unas vistas excepcionales.

estonia
D. R.

Pero Tallin no es solo una ciudad medieval y hanseática. También es una urbe moderna con zonas como la de Telliskivi. Este antiguo barrio industrial ha reconvertido sus edificios en restaurantes, galerías de arte, tiendas de diseño y clubs de moda. Justo en el corazón de esta zona está Fotografiska, un centro internacional de arte fotográfico que fusiona la fotografía con la gastronomía sostenible. Otra visita imprescindible en Tallin es el Palacio y Museo de arte Kadriorg, que ordenó edificar el zar Pedro el Grande para su esposa la emperatriz Catalina I. Merece la pena visitar allí los museos de Kumu y el Adamson Eric.

Islas de Muhu y Saaremaa

estonia
Costa del norte de Estonia. | D. R.

Las islas del oeste de Estonia fueron lugares muy poblados en la antigüedad. La primera es Muhu donde se puede disfrutar de sus vistas y vivir experiencias exclusivas como dar un paseo a caballo o alojarse en un lujoso hotel-boutique. La isla de Saaremaa, que está unida a la de Muhu por una carretera, también sobresale por sus paisajes naturales. La ciudad más importante de Saaremaa es Kurasaare, que destaca por su castillo, y el medio de transporte más recomendado para recorrerla es la bicicleta.

Naturaleza estonia

estonia
Parque Nacional de Lahemaa (Estonia). | Shutterstock

La naturaleza estonia es muy variada y uno de los paisajes que llaman más la atención a los visitantes son los pantanos. Estos humedales son muy antiguos ya que algunos de ellos tienen más de 10.000 años. Desde Tallin es muy recomendable hacer una excursión al paisaje pantanoso de Pohja-Korvemaa y al Parque Nacional de Lahemaa. Este último cuenta con una gran red de senderos con más de 20 rutas y es buen lugar para conocer asentamientos antiguos, históricas casas de madera y mansiones señoriales. 

Más información en www.visitestonia.com