Respira hondo: esto es lo que te espera al otro lado de los Pirineos

Esta zona es capaz de combinar naturaleza y actividades de montaña con lo todo lo vibrante que puede tener una ciudad.

Redacción Viajar
 | 
Foto: D.R

Fácilmente accesible en coche, el departamento francés Haute-Garonne aguarda al otro lado de los Pirineos con todo lo que necesitamos para pasar unas vacaciones inolvidables: pueblos llenos de encanto y con un interesante patrimonio; paisajes de alta montaña, lagos, campos y viñedos; un río, el Garona, que nace en España y hace de guía por innumerables tesoros; el Canal du Midi, destacada obra de ingeniería del siglo XVII que sigue siendo navegable; y una capital vibrante, Toulouse.

HapTag

La magia de los Pirineos

 Dieciocho cimas de 3.000 metros de altitud convierten a Haute-Garonne en un paraíso para los amantes de la montaña. Uno de los mejores puntos para contemplar las vistas pirenaicas está en Superbagnères, al que se puede llegar en coche o en teleférico desde Luchon. Otros miradores imperdibles son la estación de esquí Le Mourtis, el pueblo de Artigue y le Col de Balès, en la localidad de Bourg d’Oueil, accesible en bicicleta pero reservado sólo para los más deportistas.

@LOICBEL

Esta majestuosa naturaleza de picos, lagos y valles también es ideal para el senderismo, los vuelos en parapente y la observación de ciervos, marmotas, rebecos y aves rapaces. La zona es además un regalo para cualquier amante del arte por la ruta de las iglesias románicas pirenaicas: Oueil, Larboust, Saint-Béat…

Saint-Bertrand-de-Comminges: uno de los pueblos más bellos de Francia

Manuel Huynh

A los pies de las montañas, con su imponente catedral y su claustro, uno de los más bonitos de los Pirineos, sus edificios medievales, sus puertas de madera talladas y sus murallas, está considerado uno de los pueblos más bellos de Francia y es una etapa importante del Camino de Santiago. En la parte baja del pueblo se encuentra otra joya arquitectónica: la basílica románica de Saint-Just-de-Valcabrère. Ambos edificios forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Siguiendo la ruta senderista GR 78, en unos 20 minutos se llega al pueblo vecino de Mont, que ofrece una de las vistas más bonitas de Saint-Bertrand. Y en Les Olivétains, antiguo convento del siglo XIX situado en la explanada de la catedral, la Oficina de Turismo ofrece nuevos cursos y circuitos para descubrir Saint-Bertrand y sus alrededores, tanto a pie como en bicicleta.

Enoturismo por los viñedos de Fronton

Picasa

El norte, llamado también Pays Tolosan, es un lugar ideal para practicar el enoturismo. Los vinos de Fronton se elaboran con uva Négrette, que produce vinos aromáticos marcados por frutos negros y rojos, notas de regaliz y toques de pimienta. El paisaje cambia respecto al sur pero sigue habiendo muchos lugares de interés. Como el Castillo de Laréole, el mercado de Granada-sur-Garonne, que se celebra los sábados y es uno de los más bonitos de la región, y la localidad de Villemur-sur-Tarn, a 35 kilómetros de Toulouse, famosa por sus murallas, la Torre de Defensa, su puente colgante y sus diques.

Lauragais y el Canal du Midi: un viaje al ritmo de la naturaleza 

HapTag

Castillos de color pastel y pintorescos campanarios salpican la zona este de Haute-Garonne, Lauragais, que en el pasado se llamó Pays de Cocagne y granero de trigo de Languedoc y que disfruta de un gran patrimonio agrícola. Los sábados, por ejemplo, el mercado de Revel reúne a los productores de la región bajo un impresionante salón medieval de madera coronado por un campanario. Una importante vía fluvial recorre Lauragais desde Toulouse: es el Canal du Midi, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que termina en el Mediterráneo. Paralela al canal transcurre una vía verde bordeada por árboles centenarios que se puede recorrer en bicicleta, cruzando pueblos, colinas, campos, esclusas y puertos, como los de Gardouch y Port-Lauragais. Otra magnífica idea es realizar una apacible travesía por el canal.

Siguiendo el río Garona

Manuel Huynh

La zona denominada Coteaux de Gascogne está bañada por el río Garona, que transcurre hacia Toulouse y desde allí, hasta el Atlántico. ¿Algunos planes de camino a Toulouse? Tomar un respiro junto al lago Montréjeau, pasear por el casco histórico de Saint-Gaudens, practicar deportes acuáticos en Cazères, contemplar la curiosa forma circular de Martres, ver la catedral de Rieux-Volvestre y la villa medieval d’Aurignac y su museo prehistórico, hacer un picnic junto al Garona en Le Fauga…. También merece la pena desviarse hacia Montmaurin para conocer el yacimiento arqueológico de una villa galo-romana.

Toulouse, una ciudad vibrante

La Ciudad Rosa sorprende por su art de vivre, su gastronomía, su patrimonio y su oferta cultural. Y es perfecta para recorrerla en bicicleta. Disfrutar de un atardecer junto al río; practicar piragua, remo… y hasta esquí acuático en el Ski Club de la Peniche; descansar en la Paririe des Filtres; tomar algo en los merenderos (guinguettes) que se instalan en verano a orillas del río; visitar los museos de la aeronáutica – L’Envol des Pionniers y Aeroscopia-; admirar las maquinarias de La Halle de La Machine; sentirse como un astronauta en la Ciudad del Espacio… Son sólo algunos de los muchos planes que nos esperan en Toulouse.

HapTag