En España tenemos nuestro propio Miami: lo descubrimos

Al sur de la imponente mola de Colldejou y cara a cara con el mar Mediterráneo se sitúa Miami Playa, un atractivo punto de la Costa Dorada

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Alexey_Fedoren

No hace falta cruzar el océano Atlántico para encontrarse en mitad de un lugar de nombre sugerente, y mucho menos para hallar un punto costero con todos los ingredientes para deleitarnos con unas vacaciones inolvidables.

Seguimos descubriendo la Costa Dorada, en la provincia de Tarragona, y aterrizamos esta vez en una joven localidad, de apenas unas cuantas décadas de vida, en la que se combinan a la perfección los paisajes litorales de la Costa Brava con los arenales irresistibles de la Costa Dorada.

El impresionante color del Mediterráneo baña las calas de Miami Playa | LUNAMARINA / ISTOCK

Una historia de éxito que nació en los años cincuenta

Al sur de la imponente mola de Colldejou y cara a cara con el mar Mediterráneo se sitúa Miami Playa, un atractivo punto de la Costa Dorada que, a pesar de su nombre, es uno de los dos núcleos urbanos más importantes del municipio de Mont-roig del Camp.

6 playas de España, entre las 40 mejores de Europa, según 'The Guardian'
 

El contraste del carácter marcadamente agrícola del territorio interior del municipio destaca poderosamente con la realidad turística de Miami Playa, que se ha convertido con los años en una referencia vacacional del litoral tarraconense, aun contando con una historia que no se narra más allá de los tres cuartos de siglo de duración.

Nacida de la iniciativa de Marcel·lí Esquius i Garcia, quien a principios de la década de los cincuenta del siglo XX vio las grandes oportunidades que ofrecía este punto para el desarrollo del turismo de sol y playa, Miami Playa creció urbanísticamente a partir de ese momento con el reclamo de una zona litoral virgen que aunaba de cierta manera los paisajes naturales de la Costa Brava y el clima y los espléndidos arenales que han hecho famosa a la Costa Dorada.

Cartel de Miami Playa | LUNAMARINA / ISTOCK

Tan solo 38 kilómetros separan Miami Playa de la ciudad de Tarragona y el desarrollo de la población en sus décadas de existencia ha sido notable, pero representa en la actualidad un destino vacacional con un ambiente mucho más tranquilo que los tradicionales núcleos turísticos de la Costa Dorada, Cambrils y Salou, que se encuentran a tan solo quince y veintiocho kilómetros de distancia respectivamente.

Calas y playas espectaculares 

Miami Playa se extiende a lo largo de un tramo costero que parte hacia el norte del río Llastres desde la localidad de L’Hospitalet de l’Infant. En este tramo se da una sobresaliente concentración de nueve preciosas calas que se suceden una detrás de otra en un curvilíneo y caprichoso trazado litoral, complementadas por varios arenales con joyas como la playa Cristal, de kilómetro y medio de largo y varias decenas de metros de ancho de media, y bandera azul como distintivo de su calidad.

Playa Cristal o calas como Les Sirenes, del Solitari, Misteri o California son lugares imprescindibles que dejan con un excelente sabor de boca a toda aquella persona que se acerque a conocer esta franja de la costa mediterránea. 

Una de las ensenadas de Miami Playa | Gerold Grotelueschen / ISTOCK

Mientras, el gran paseo marítimo, que recorre la playa Cristal y llega hasta el puerto deportivo de L’Hospitalet de l’Infant, da vida a esta población costera gracias a la presencia de bares y restaurantes.

Más allá del paseo marítimo, apartamentos y hoteles cubren todas las necesidades de alojamiento que requiere la demanda vacacional de la zona ocupando ambos lados de la N-340, renovada en los últimos años y convertida en Avenida de Barcelona, mostrando a los turistas un aspecto mucho más agradable que antiguamente, gracias a infraestructuras tan celebradas como su carril bici.

Vista aérea de Miami Playa | ISTOCK

Miami Playa significa un destino de gran recorrido que mantiene la esencia paisajística que lo hizo tan atractivo en sus inicios, con iconos como el “Torreó”, una torre circular que se alza sobre la cala del Solitari y el golfo de Sant Jordi, y que forma una de las muchas postales de revista que nos brinda esta localidad costera a lo largo de su litoral.