Escenarios con melancolía porteña

Rafael de Rojas

Federico Noejovich, director de localizaciones, ya demostró en Diarios de motocicleta su capacidad para encontrar enclaves que transmitieran emociones. En El secreto de sus ojos se le pidieron un puñado de sitios setenteros de su Buenos Aires natal. Lo resumió en tres grandes escenarios. La Corte Suprema de Justicia de la Nación, presentada como un templo de la burocracia cargado de papeles, es un edificio de empaque, neoclásico, inaugurado en 1910. Otra de las localizaciones fundamentales, en cuyo interior se rueda una intensa persecución, es el estadio del Club Atlético Huracán -más conocido en como "El Globito"-, inaugurado en 1949 y donde Di Stéfano jugó sus primeros partidos. Por su parte, la estación Retiro acoge emotivas escenas, como la despedida de los enamorados condenados a no encontrarse con la que arranca el largometraje. Se trata en realidad de tres estaciones situadas sobre la avenida Ramos Mejía. Retiro Mitre, declarada Monumento Histórico Nacional, tiene estructura neoclásica y fue inaugurada en 1915 con las mismas columnas rematadas en capiteles que se encuentran los viajeros de hoy. La nómina de localizaciones de la película se remata con unos exteriores poco vistosos en las municipalidades de Lanús y Avellaneda, pero, sobre todo, con la "segunda oficina" de Sandoval, el bar Only VI. El auténtico local está en la avenida Paseo Colón y conserva la atmósfera de los añejos boliches porteños para resistentes.