Escápate a Cataluña en verano y conócela por tierra, mar y aire

La comunidad catalana tiene mucho que ofrecer al visitante, desde una visita a los enclaves más recónditos de la Costa Brava hasta la posibilidad de practicar uno de los deportes más demandados en los últimos tiempos, el golf, o visitar las ruinas romanas mejor conservadas de Tarragona.

Todo esto se puede hace de diferentes maneras y La Vida es Bella nos da algunas ideas para conocer Cataluña por tierra, mar y aire. Una de las opciones que ofrece es conocer los pueblos de la Costa Brava en un Cadillac serie 62 coupé de 1955 o en un Cadillac El Dorado convertible de 1966. Cada uno puede elegir el itinerario a realizar aunque La Vida es Bella ofrece dos posibles rutas. Ambas parten de Pineda del Mar pero una llega hasta Tossa de Mar pasando por Blanes y Lloret de Mar mientras que una segunda ruta concluye en Franciac, donde cabe la posibilidad de para en un golf pitchput para jugar con una masía típica catalana de fondo. El precio de estas rutas es de 520 €, e incluye el alquiler del vehículo durante 3 horas, un conductor y guía, y una comida para dos personas.

Los amantes del mar tienen la oportunidad de dar un paseo de 4 horas en un Dufour 40, acompañado por un experto marinero, y donde podrán tomar los mandos del navío y darse un baño en medio del Mediterráneo. El precio es de 200 € para dos personas y parte desde Mataró (Barcelona).

Y los que quieren simular a los pájaros tienen su oportunidad a bordo de un helicóptero, a través del que podrán descubrir la Tarragona medieval. La ruta planificada sobrevuela el pueblo de Altafulla, donde se divisa el castillo del Marqués de Tamarit, y continúa por el paraje natural del Poblet para contemplar las montañas de Prades y el Monasterio Cisterciense de Santa María de Poblet. Finalmente, la ruta aérea de 5 horas de duración, pasa por el Monasterio de Santes Creus, declarado monumento nacional. Esta experiencia de vértigo se puede disfrutar por un precio de 1820 € para 5 personas.