Escapada de fin de semana a Hendaya y Anglet: la California francesa

Hacer surf a la luz de la luna, recorrer un parque natural en 'e-bike', practicar marcha nórdica sobre la arena, visitar antiguos caseríos renovados y castillos de cuento o tomarse unas tapas en un chiringuito frente a la playa son algunas de las propuestas de estos dos destinos tan cercanos a España en la Costa Vasca francesa

María Escribano
 | 
Foto: photooiasson / ISTOCK

Separadas por 30 minutos en carretera y unidas por el surf, Hendaya y Anglet son dos localidades por descubrir en la Costa Vasca francesa. Hendaya es conocida como la pista verde del surf y Anglet, como la Pequeña California francesa. Descubrimos por qué y cuáles son sus propuestas turísticas.

1. RECORRIDOS EN BICI ELÉCTRICA

Pauline Ado, en bici rumbo a la playa.  | Rémi BLANC

Además del surf, hay más características que las unen. En primer lugar, la posibilidad de recorrerlas en bicicleta. Por Hendaya pasa la EuroVelo 1, o ruta de la costa atlántica, y la localidad ofrece la posibilidad de alquilar bicicletas para recorrer su paseo marítimo renovado, admirando la bahía de Chingudi, o internarse en alguno de los espacios naturales de los alrededores, como el Parque Natural Abbadia, con sus acantilados, sus arroyos y sus praderas verdes con el Atlántico de fondo.

También pasa por Hendaya, y por Anglet, la Velodyssee, una ruta cicloturista desde la Bretaña francesa hasta el País Vasco. Anglet ofrece la posibilidad de recorrerla en e-bike, al igual que alguna de sus Vías Verdes que cruzan espacios naturales. Es el momento de aparcar el coche para unas vacaciones a todo pedal.

2. MARCHA NÓRDICA SOBRE LA ARENA

Playa de Hendaya con su casino al fondo.  | Turismo de Hendaya

Para los que prefieran andar a montar en bici, está el GR-10, el gran sendero que une el Mediterráneo con el Atlántico y que desde Hendaya se puede hacer el primer tramo, de unos seis kilómetros. Varios bosques famosos rodean Anglet (el Forêt du Chiberta, el Forêt du Pignada, el de Lazaret…), lugares en los que practicar también el senderismo.  

Otra manera de andar, pero aprovechando las extensas playas de estas localidades, es haciendo marcha nórdica sobre la arena. Es una de las disciplinas de moda en Hendaya, donde, en vez de hincar los largos bastones en tierra, se hace sobre la fina arena de la playa.

'Running' por el Forêt du Lazaret en Anglet. | Rémi Blanc

Y aún hay otra manera de andar aprovechando el mar en estas ciudades. Es la llamada marcha acuática, que consiste en caminar dentro del agua del litoral, un entrenamiento cardiovascular de bajo impacto.

3. SURF A LA LUZ DE LA LUNA

La surfista Pauline Ado, embajadora de Anglet.  | Rémi Blanc

Pero volvemos al surf, el deporte estrella de ambas localidades. Hendaya es conocida como la pista verde del surf, vivero de nuevos profesionales de este deporte gracias a sus 10 escuelas de surf con monitores diplomados por el Estado francés. La orientación de su playa urbana de Ondarraitz, la más grande de toda la costa vasca, y su progresivo fondo de arena hace que sea perfecta para niños, adultos, novatos y expertos, por su oleaje pausado. En uno de sus extremos, sus dos rocas gemelas componen una de las estampas más típicas de esta localidad.

Otra de las disciplinas más de moda en las aguas de Hendaya es el e-surf, el volar sobre el agua gracias a las tablas de surf eléctricas. Una de ellas es la hydrofoil, una tabla que sobresale del agua mediante una quilla con forma de ala.

Atardecer en Anglet.  | Rémi Blanc

En el caso de Anglet, el surf es religión y se practica desde muy temprana edad en cualquiera de las 11 playas de la localidad, que se extienden a lo largo de 4,5 kilómetros desde el faro de Biarritz hasta el estuario del río Adour.

Alrededor del surf hay varias actividades programadas este 2022, como el Festival Internacional de Películas de Surf (del 6 al 9 de julio, en el que se proyectan películas al aire libre en el Jardín de la Gruta de la Chambre d'Amour mientras se puede probar material y tablas de surf de diferentes marcas colaboradoras) o una de sus iniciativas más curiosas, el surf nocturno. Este se empezó a practicar en 1995 y consiste en surfear por la noche con tablas que llevan luces led incorporadas. Este año el Anglet Surf Nocturno se celebrará del 21 al 22 de agosto, con conciertos y DJ’s en directo.

Barcas en Hendaya.  | Masurel/Aquashot

Y para demostrar su devoción por el surf, Anglet tiene hasta una Avenida del Surf en plan Paseo de la Fama de Hollywood, la Surf Avenue de Anglet, pero con huellas de ilustres surfistas y que se inauguró en 2018. Por supuesto, la embajadora de la ciudad, la campeona Pauline Ado (una de las dos primeras mujeres surferas francesas en participar en los Juegos Olímpicos de 2021), también dejó su huella en la avenida.

4. AVISTAMIENTO DE CETÁCEOS

Fragata Hermione.  | Jean-Philippe JUBERA

Sin dejar el mar, hay otra actividad compartida por Hendaya y Anglet. Se trata del avistamiento de cetáceos, tanto de delfines como de ballenas. El catamarán Atalaya, en Hendaya, es el medio de transporte que acerca a los turistas a los cetáceos, en una actividad dirigida por científicos, que son fundamentales para hacer entender la fragilidad de este ecosistema y la necesidad de protegerlo, actividad que también se ofrece en Anglet, donde además, otro tipo de embarcación, esta vez una fragata, espera al visitante. Se trata de la fragata Hermione, el famoso barco réplica de La Fayette del siglo XVIII que se ha reparado en Anglet y que ahora ofrece visitas guiadas.

5. UN CASTILLO SINGULAR

Castillo-observatorio Abbadia. | Turismo de Hendaya

En la primera localidad francesa al pasar la frontera por Irún, un castillo llama la atención. Es el castillo-observatorio Abbadia, monumento histórico nacional. Su ubicación ya es un recurso turístico, porque está erigido sobre unos acantilados escarpados en Hendaya. Su dueño fue el etnólogo, geógrafo y científico Antoine d’Abbadie, de ahí el nombre del castillo. Su interior, con una decoración orientalista, contrasta con su exterior, de estilo neogótico. Hay visitas guiadas en castellano en Semana Santa y verano. 

Caserío Asporotsttipi en Hendaya. | Jean-Marc Decompte/CD64

Otras construcciones que merecen una visita son las típicas casas de estilo vasco-francés, la iglesia de San Vicente… Y la Maison de la Corniche-Asporotsttipi, un antiguo caserío renovado, hoy centro de interpretación de la naturaleza del lugar.

Y para apasionados del arte está la Bienal de Arte Contemporáneo, La Littorale, de Anglet, que llena de esculturas al aire libre todo el litoral.

6. AL RICO PASTEL VASCO

El chipirón es una de las propuestas gastronómicas de Hendaya. Incluso cuenta con su propia fiesta, la Fiesta del Chipirón, el 13 de julio, en la que diferentes puestos situados junto a la playa ofrecen diferentes recetas de este pequeño y rico calamar. Todo amenizado con bandas de música locales.

En general, tanto Hendaya como Anglet ofrecen una mezcla de productos de la tierra y el mar: desde carne asada hasta pescado. Y de postre, el famoso pastel vasco a la crema con mermelada de cereza o algunos de los chocolates que se elaboran en esta zona de tradición chocolatera.

Puestos en Hendaya.  | Turismo de Hendaya

Otra forma de acercarse a la gastronomía de esta zona es a través de sus mercados, en Anglet, por ejemplo, al mercadillo cubierto en Cinq Cantons Halles des 5 Cantons, donde podrán descubrir los productos locales más tradicionales. Y como buena ciudad del surf, Anglet cuenta con numerosos chiringuitos de playa en los que tomarse algo viendo el atardecer. Uno de ellos, La Paillote Bleue, frente a la playa de Cavaliers.

Mercado Halles des 5 Cantons en Anglet.  | Rémi Blanc

7. TERAPIA MARINA Y GOLF SOBRE LECHO DE ARENA

La talasoterapia es una de las actividades estrella de Hendaya y Anglet, que cuenta con varios centros especializados en este método de terapia que usa los beneficios del mundo marino.

Ilustración del nuevo Hôtel Brindos, Lac & Château de Anglet.  | Turismo de Anglet

Además, Anglet ofrece un completo balneario en el Hôtel Brindos, Lac & Château, que ahora regenta el grupo hotelero Millésime y que es una construcción de inspiración hispano-morisca cuya apertura está prevista a mediados de abril de 2022. Lo más curioso del hotel es que cuenta con 10 lodges en uno de los lagos privados más grandes de Francia.

En cuanto al golf, los dos campos con los que cuenta Anglet, Chiberta y l’Impératrice, son considerados los mejores de Iturralde. El de Chiberta es muy particular, ya que está construido sobre un lecho de arena, a menudo azotado por los vientos, que hace que se pueda jugar en él todo el año.

Isla de los Faisanes: el condominio que nos pertenece solo 6 meses al año