Escapada al Chateau de Chantilly

Este palacio francés, situado en la localidad de Chantilly, ofrece una escapada encantadora desde París.

Foto: ISTOCK

A 49 km al norte de París, el Chateau de Chantilly es un lugar al que escaparse de la bulliciosa capital francesa y conocer un poco más de la historia del país. Conocido como Domaine de Chantilly, está compuesto por dos edificios: el Grand Château, destruido durante la Revolución francesa y reconstruido en 1870, y el Petit Château que fue construido alrededor de 1560 para Anne de Montmorency.

Pero este lugar no sería lo mismo sin la figura de Henri d''Orléans, Duque de Aumale, quien mandó reconstruir el Grand Château en 1870 y convirtió en Chateau en lo que es hoy. Gracias a él se conserva el Museo Condé entre las paredes de Chantilly que recoge obras de arte perdidas que habían pertenecido a su familia y que pacientemente fue recolectando a lo largo de los años.

El Museo Condé contiene una de las colecciones privadas más importantes de Europa. Henri d''Orléans, antes de su muerte, legó el Domaine de Chantilly al Instituto de Francia con la condición de que el museo abriera al público tras su muerte. Así, el Museo Condé pudo ser visitado por primera vez el 17 de abril de 1898. En su interior se pueden disfrutar de obras de pintores italianos como Rafael, Piero di Cosimo o Fra Angelico; de pintores franceses como Nicolas Poussin o Jean Clouet e, incluso fotografías del siglo XIX de Roger Fenton durante la Guerra de Crimea.

El Domaine de Chantilly también cuenta con una biblioteca donde se guarda una rica colección de texto escrito y documentos. Concretamente contiene unos 60.000 libros, unos 8.000 mapas y cartas de navegación y 80.000 cartas.

En cuanto a las salas y habitaciones del Domaine de Chantilly, se ubican en el llamado Petit Chateau y pueden ser visitadas. En ellas se puede observar una rica decoración de entre los siglos XVII y XIX.

El exterior del Domaine de Chantilly está formado por 115 hectáreas de terreno. En ellos destaca la parte de jardines diseñados en el siglo XVII por André Le Nôtre, el que fuera jardinero de Versalles. Pero además de este jardín, destaca un caserío y jardín anglo chino del siglo XVIII y un jardín inglés del siglo XIX diseñado por el arquitecto Victor Dubois y donde destaca el Templo de Venus.

Por su parte, Sylvie''s House forma parte desde el siglo XVIII de los terrenos de bosque del chateau y se creó como área de recreo. El nombre hace referencia la ninfa del bosque Silvia y lo construyó Théophile de Viau, enmenoria de Marie-Félice des Ursins, esposa de Henri II de Montmorency.

Otro de los edificios que destaca en el Domaine de Chantilly es el que albergaba partidas de Jeu de Paume (juego de palma, considerado antecesor del tenis y de los deporte con raqueta). Este edificio fue construido en 1756 por Claude Billard de Bellisart para Louis-Joseph de Bourbon-Condé y es uno de los últimos que quedan en pie en Francia.

Por último, los Grandes Establos y el Museo del Caballo son una parte esencial de Domaine de Chantilly. Considerados los establos más grandes y mejores de Europa, destacan por la grandiosidad de su arquitectura y es que están construidos alrededor de una cúpula de 28 metros de altura. En ellos aun se celebran espectáculos de doma clásica además de otros espectáculos donde se mezclan música y acrobacias.

El Domaine de Chantilly se puede visitar todos los días en temporada alta de 10:00 horas a 18:00 horas el castillo y los establos y hasta las 20:00 en el caso de los jardines. En temporada baja, cierra los martes y el horario de apertura es de 10:30 horas a 17:00 del el castillo y los establos y hasta las 18:00 los jardines. El precio de la entrada parte de los 17 euros.