El encanto de los mercados navideños en Budapest

La capital húngara presume de variados mercadillos para impregnarse de colorido, olor a pino, vino caliente, dulces y artesanía

Anna Tomàs
 | 
Foto: _ultraforma_ / ISTOCK

La capital de Hungría es, en sí misma, un atractivo turístico. Buda y Pest, unidas, más que separadas, por el romántico Danubio. El edificio neogótico del Parlamento, la isla Margarita, el puente de las Cadenas, los numerosos y sorprendentes balnearios, el barrio judío con su gran sinagoga, el bastión de los pescadores, un recorrido en barco por el río… Razones más que sobradas para una visita a las que se une, en la época de adviento, el encanto de los mercadillos navideños.

Navidad en Budapest
Navidad en Budapest | majaiva / ISTOCK

La magia de la ópera

Para los húngaros, se trata de los mercados de Navidad más bonitos de Europa y, desde luego, se esfuerzan para que esa opinión la compartan sus visitantes. La Ópera Nacional de Hungría, por ejemplo, se engalana para el ‘Festival del Cascanueces’, adornando el exterior del edificio y sus alrededores con enormes figuras de ese príncipe que se iba a casar con una princesa y que fue convertido en muñeco de madera por el embrujo de una ratona, acompañadas de un gran árbol de Navidad, un mercadillo y actuaciones corales en la calle con fines benéficos.

La Ópera Nacional de Hungría en Navidad
La Ópera Nacional de Hungría en Navidad | vestica / ISTOCK

Pero los mercados navideños en Budapest no acaban ahí, son muchos, y variados. Como el de la Plaza Vörösmarty, con una terraza de más de 1.000 metros cuadrados dedicada a la gastronomía, con especialidades como el “pastel chimenea”, vinos, ponches e infusiones calientes y, los domingos a las 16 horas, el encendido de una vela gigante acompañado de un “coro de ángeles”.


¡VIAJAR, ahora, también te lleva de viaje!

Descubre los mercadillos navideños de Budapest con Club VIAJAR  


Artesanía, productos gourmet y espectáculos de luz

También el “Adviento de la Basílica”, en la plaza de San Esteban, frente a la hermosa Catedral del mismo nombre consagrada al rey Esteban I de Hungría, elevado a la categoría de santo por haber cristianizado a los húngaros y del que se conserva la reliquia de su mano derecha. Además de los puestos de artesanía, regalos y comida, por las noches, cada media hora, un espectáculo de luces 3D ilumina la fachada de la Basílica.

Mercado de Navidad en la Plaza de San Esteban en Budapest
Mercado de Navidad en la Plaza de San Esteban en Budapest | Evgeniya Biryukova / ISTOCK

En el distrito de Óbuda, un mercado mucho menos turístico y más frecuentado por los autóctonos ofrece productos de artesanía, bebidas calientes, comida a la brasa, una pista de patinaje gratuita, conciertos y obras de tema navideño.

Entre las compras que podemos realizar, dejando aparte los adornos típicos, pueden encontrarse en todos los mercadillos las cerámicas y porcelanas de Herend y Zsolnay, productos de orfebrería hechos a mano, vidrios tallados y sombreros y guantes confeccionados con piel de cordero.

Budapest en Navidad
Balate Dorin / ISTOCK

Delicias autóctonas

Y, entre las especialidades culinarias no hay que dejar de degustar el Kenyérlangos, un pan muy delgado, cocinado en hornos de arcilla y servido con tocino ahumado y cebolla, el Kürtőskalács, un pastel recubierto de azúcar, con nueces o canela, las sabrosas salchichas Kolbasz o la carne a la parrilla Pecsenye, acompañada de un vaso de vino Tokaj o, si hace frío, del Krampampuli, una bebida caliente hecha con té y vino blanco y aromatizada con naranja y canela.

Por si eso fuera poco, una iluminación especial engalana los edificios históricos de la capital, se instalan pistas de hielo para patinar y el ambiente de fiesta impregna cada rincón del centro. Un modo de completar la visita a esta ciudad magnífica que solo puede disfrutarse en Navidad.   

Banner Budapest