El Salar de Uyuni, un desierto majestuoso

Llamado por muchos "el espejo más grande del planeta", el Salar de Uyuni es un lugar mágico.

Viajar
 | 
Foto: RicksonLiebano / ISTOCK

Belleza y la soledad se juntan en un terreno agreste e inhóspito. Al Salar de Uyuni, en el Altiplano de Bolivia, en el departamento de Potosí, se puede acceder desde el pueblo de Uyuni o a través del desierto de Atacama, por la Cordillera de los Andes, desde Chile. Si estás pensando en visitarlo la mejor época es en verano cuando está casi completamente seco, ya que en invierno caen fuertes precipitaciones en esta región.

Al sur del país boliviano este desierto es la extensión de sal más grande del mundo, además de la mayor reserva de litio. Se encuentra rodeado de montañas y volcanes a 3.600 metros de altura y se cree que alberga unas 10.000 millones de toneladas de sal de las que se extraen 25.000 cada año. Y es que este desierto está formado por unas 11 capas de sal que oscilan en espesores de entre menos de un metro y hasta 10 metros de grosor.  

Según los expertos, esta zona estaba cubierta hace 40.000 años por el lago Minchin, aunque actualmente los únicos resquicios de vida son los pequeños islotes que se encuentran en el salar. De entre todos, destaca la Isla del Pescado, en la parte sur y habitada por cáctus gigantes que llegan a alcanzar los 10 metros de altura.

Además, del salar, en la zona es inevitable visitar las llamadas lagunas de colores. Entre ellas, la laguna Colorada destaca por ser lugar de cría de flamencos, quienes cada mes de noviembre llegan hasta aquí para reproducirse y tener a sus cría. Además, las lagunas Chiarcota, Honda, Hedionda y Cañapa son muy visitadas por os turistas que no dudan en recorrer la esta parte del Altiplano boliviano a fondo. Este es, sin duda, un viaje que se convierte en inolvidable para quien lo disfruta.