El restaurante de cocina creativa a la carta de la T-4 renueva su menú

El Madroño cumple 15 años en el 2011. El restaurante de cocina creativa a la carta ubicado en la T-4 del aeropuerto de Madrid-Barajas, asesorado por la joven chef Beatriz Sotelo, premiada con una estrella Michelin, se prepara ahora para renovar su carta y su menú sin abandonar su apuesta por la calidad y la sencillez.

Mariano López

Se puede acceder desde la calle sin necesidad de tarjeta de embarque. Su carta ofrece uno de los más famosos callos de Madrid y su menú, creado por la joven chef Beatriz Sotelo, galardonada con una estrella Michelin, anima a disfrutar de una cocina creativa, afamada por la sencillez y calidad de sus productos, con un menú exclusivo que permite elegir entre cinco entrantes, cinco principales y cinco postres por un precio de 40 euros, incluido el IVA.

El Madroño, el restaurante más sibarita del aeropuerto de Madrid-Barajas, abrió sus puertas en 1996 en la Terminal 1 y cuando se inauguró la Terminal 4, en febrero de 2006, fue trasladado al área principal de la nueva terminal, donde redibujó su aspecto con la ayuda de la diseñadora e interiorista Estrella Salietti, responsable de su decoración. Telas rojas aterciopeladas, mesas clásicas, sillas recubiertas de tela y lámparas de diseño crean el ambiente de un restaurante que presume de ser la máxima referencia gastronómica del aeropuerto. Fotografías antiguas, de leyendas de la aviación, decoran las paredes de sus dos salones privados.

La terraza mira hacia una de las galerías de la T-4 donde se suceden las tiendas y las puertas de embarque. Al fondo se pueden ver los aviones. En breve, un gran cartel panorámico lucirá el nombre de El Madroño para que los viajeros que aguarden su vuelo en el área principal de la T-4 puedan situar con mayor precisión el lugar del restaurante y para que éste aumente su fama.

Beatriz Sotelo tiene mucho que ver con el prestigio de El Madroño. Nacida en Ardán Marín, Pontevedra, hace 29 años, Sotelo estudió en la escuela de restauración Carlos Oroza, de Pontevedra; continuó su formación con Toñi Vicente y se estableció, junto a Xoan Manuel Crujeiras, en el restaurante A Estación, de Cambre (A Coruña). Fue proclamada Cocinera del Año en el 2008 y en noviembre del pasado año ganó su primera estrella Michelin. Ninguna otra chef española puede presumir de haber conseguido tan joven, a los 28 años, una estrella Michelin.

En El Madroño, la labor de Beatriz Sotelo incluye la elección de los menús, la formación de los cocineros y la búsqueda de los mejores proveedores. El menú actual propone las vieiras asadas o el atún rojo del Mediterráneo con ensalada de aguacate y tomates, entre los entrantes; merluza de pincho con moluscos y crema de erizos o escalope de foie con vinagre dulce, maíz y boletus, para el plato principal; y dulce de chocolate y maracuyá o milhojas de vainilla con helado para los postres. En total, el menú ofrece cinco opciones para cada uno de los tres platos que configuran el almuerzo. Cada plato -entrante, principal y postre- viene acompañado en carta por una selección de vinos recomendados.

La oferta es, en palabras de su autora, "directa, sencilla y con producto de temporada".

El reconocido chef vasco Martín Berasategui ha dicho de Beatriz: "La sencillez de sus platos delata un amor profundo por el producto fresco, genuino y sano".

El próximo mes, el restaurante El Madroño comenzará a renovar su carta y, en breve, se esperan novedades en el menú que protagonizará el 15 cumpleaños de un restaurante que ha sido pionero en la cocina de alta calidad de los aeropuertos españoles y que ahora se viste de largo con la aportación de la más joven cocinera gallega con una estrella Michelin.