El Matterhorn desde Zermatt

El Matterhorn es diferente al resto de picos y montañas del mundo. Con sus 4.478 metros, no es el pico más alto de los Alpes, ni siquiera de Suiza, pero su particular morfología, su ubicación solitaria, la picuda silueta frente al horizonte despejado, la atracción que ejerce y la multitud de leyendas que ha generado le han hecho merecedor de un tratamiento especial. El Monte Cervino fue la última de las principales cumbres de los Alpes en ser escalada, en parte por la dificultad técnica de su final, pero, sobre todo, por el respeto que transmitía a los primeros montañeros que se acercaron a ella a mediados del siglo XIX, en plena fiebre por conquistar todas las cumbres alpinas.