El Lago del Oeste de Hangzhou

"Las estrellas en el cielo, y en la tierra, Hangzhou". La frase es del mercader y viajero veneciano Marco Polo (1254-1324), para quien esta ciudad ubicada a 180 kilómetros de Shanghai era ya, en el siglo XIII, "la ciudad más suntuosa y elegante del mundo". En China existen más de 30 lagos con el mismo nombre, "Xi Hu", pero éste es el más hermoso de todos. Con una superficie de 6,03 kilómetros cuadrados, antiguamente era un inmenso golfo del río Qiantiang. Los sedimentos terminaron por tapar la boca del golfo dando origen al lago actual. Hangzhou, que obtuvo riqueza y prosperidad con el comercio de la seda y el té verde, es hoy una de las seis grandes capitales de China. Fue capital de todo el país durante el reino Wuyue (893-978) de las Cinco Dinastías. Para los chinos, el Lago del Oeste de Hangzhou es uno de sus principales destinos turísticos. Atravesado de norte a sur y de este a oeste por los diques Su Shi y Bai Juyi y dividido en cinco lagunas, los islotes que sobresalen de él, así como las montañas que lo circundan, los paisajes que se contemplan durante su navegación, los bosques, picos, grutas y manantiales que abundan por la zona cuentan todos con esos nombres tan propios de la cultura china, difíciles de recordar pero altamente evocadores de lo que representan: Dos Picos Desgarrando una Nube, Luna Reflejada en Tres Pilones, Oleaje de los Sauces y Canto de los Pájaros, Toque de la Campana del Anochecer...