El interior apuesta por el turismo rural

Jaime González de Castejón

Constituyendo el perfecto contrapunto al desarrollo hotelero del litoral, el interior verde de Istria apuesta por un turismo rural basado en el contacto con la vida familiar de sus anfitriones, el gozo de los paseos por su naturaleza y las maravillas de una gastronomía que se surte en mercados orgánicos, donde abundan trufas, espárragos silvestres, jamón curado, quesos de cabra, frutos secos, aceite de oliva virgen, sus renombrados vinos y su clásica "grappa". La zona completa su oferta de granjas, casas y villas y "bed breakfast" con rutas por sus almazaras, bodegas y viñedos. Como curiosidad, señalar que en la guías los iconos indicativos, además de constatar si se practica la cultura del vino o del aceite, y si hay artesanías, huertos, frutales o plantas medicinales, especifican con qué animales cuentan: pavos, cabras, gallinas, faisanes, tortugas, conejos, vacas, ovejas, burros... Cercano a Rovinj, el establecimiento llamado Stancija 1904 -Smoljanci, 2-3. 00 385 052 560 022, www.stancija.com- ofrece buena gastronomía tradicional y cuenta con 17 plazas.