El Día de los Muertos, una fiesta en México

El 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, es una de las efemérides más importantes de México, el llamado Día de Muertos.

Es en este día cuando los altares proliferan por el país cargados de calaveras y llamativos colores. En ellos se colocan ofrendas que representan los cuatros elementos de la naturaleza -tierra, viento, agua y fuego- además calaveras de azúcar, dulces de calabaza, mezcal o tequila, un plato con sal y una cruz que muestra los cuatro puntos cardinales para que el alma encuentre su camino de ida y de regreso. Pero cuando realmente adquieren importancia los altares es por la noche, cuando son visitados por los familiares de los fallecidos que entonan plegarias por las almas de sus difuntos.

El Día de Muertos de México es una excusa más para visitar un país que se llena de color y celebración en una fiesta que une sus tradiciones milenarias más arraigadas con las tradiciones cristianas. Aguascalientes, D.F., Michoacán, Campeche y Oaxaca son algunos de esos lugares donde el Día de Muertos se vive en las calles.