El CITUG completa su instalación en el castillo de Torija

El Centro de Interpretacion TurÍstica de Guadalajara (CITUG), que está situado en el castillo de Torija, a 14 kilómetros de la capital alcarreña, junto a la autopista A-2, acaba de completar su avanzado equipamiento y ya permite a quienes recorran el interior del castillo conocer el corazón de Guadalajara.

Guadalajara nunca tuvo una mejor presentación. El castillo de Torija, una fortaleza de orígenes medievales donde guerrearon los templarios y que sirvió de posada a Carlos I y a su hijo, Felipe II, ofrece ahora, en el interior de sus torres y muros, un estimulante paseo por el patrimonio natural, artístico y etnográfico de la provincia: el CITUG, Centro de Interpretación Turística de Guadalajara. Toda la oferta turística actual de la provincia alcarreña se muestra y se explica en las cuatro plantas en las que se ha organizado el interior de la fortaleza. La torre del homenaje conserva el museo de la obra Viaje a la Alcarria, de Camilo José Cela, el primer museo dedicado a un libro. La reforma del castillo, que fue en gran parte volado durante la Guerra de la Independencia por el guerrillero Juan Martín El Empecinado, ha requerido varios años de trabajo y ha supuesto una inversión de más de cuatro millones de euros.

La planta cero del CITUG fue inaugurada en julio del pasado año por el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda. Desde entonces hasta hoy, el CITUG ha recibido más de 40.000 visitas, a pesar de que sus instalaciones sólo podían mostrar los contenidos de la planta baja. El pasado mes de octubre, la presidenta de la Diputación de Guadalajara, María Antonia Pérez León, presentó el equipamiento de las tres plantas superiores y definió el CITUG como "el corazón de Guadalajara: una gran obra que sirve para transmitir y alentar la inquietud por conocer una de las provincias más bellas de España".

Las nuevas plantas guían un recorrido de enorme impacto visual por las tres áreas en las que se organiza el patrimonio de Guadalajara. La primera planta está dedicada a los ecosistemas, parques naturales, fauna y flora de la provincia; la segunda planta, a las joyas arquitectónicas del Románico al Renacimiento, con una especial atención a los pueblos de la llamada Arquitectura Negra, y la tercera planta recoge las tradiciones, las fiestas y los tesoros de la gastronomía alcarreña.