El Camino de Santiago pasa por Cantabria

Durante este año Cantabria se ha convertido en ruta alternativa al Camino de Santiago. Punto de paso de este peregrinaje es la llamada ruta de "Cuatro Santa María", formada por las villas de Castro Urdiales, Laredo, Santoña y San Vicente de la Barquera.

Patricia López González

El pueblo costero de Santoña, una villa situada en la costa oriental de la región y ubicada a los pies del monte Buciero, se localiza uno de los humedales mejor conservados de la costa cantábrica, incluido en la Reserva Natural de las Marisma.

Declarado Monumento Nacional de Interés Histórico-Artístico, la obra principal transcurre desde el siglo IX hasta el XII. Su estilo no está muy definido, puesto que posee elementos del románico y gótico.

Otra villa ribereña donde discurre la ruta de las "Cuatro Santa Maria" es la localidad de San Vicente de la Barquera, situada en la costa occidental de Cantabria, dentro de la Comarca Saja Nansa. San Vicente de la Barquera está considerada como una de las más bellas del norte de España, tanto por su privilegiado entorno natural, en pleno Parque Natural de Oyambre, como por su patrimonio arquitectónico.

La imagen más difundida de San Vicente de la Barquera es la de la silueta de su castillo y su iglesia medieval recortada sobre las blancas nieves de los Picos de Europa, mientras una barca de pescadores faena en las tranquilas aguas de su ría. Igualmente típica es la imagen de la villa flanqueada por sus dos puentes que dan acceso a la villa desde el este y el oeste.

En el patrimonio arquitectónico de San Vicente de la Barquera destaca su Puebla Alta, declarada Conjunto Histórico Artístico, y entre cuyos edificios más significativos se encuentra el castillo del s XIV, uno de los pocos que se conservan en la cornisa cantábrica. La iglesia de Santa María de los Ángeles, de estilo gótico cuya construcción se inició a finales del s. XIII, el hospital de la Concepción o la casa del inquisidor -actual ayuntamiento - son, entre otros, parte de su patrimonio arquitectónico. Muchos de los edificios antiguos de San Vicente de la Barquera fueron construidos para acoger a los peregrinos que hacían el Camino de Santiago por la costa.

La iglesia de Santa María de los Ángeles fue mandada construir por el rey Alfonso VIII, siguiendo el estilo gótico borgoñón. Las obras se prolongaron a lo largo de los siglos XIII, XIV y XV, y sufrió una notable ampliación a principios del XVI. En 1521 se construyó la capilla de San Antonio, propiedad de la familia Corro, en la que se hallan enterrados varios miembros de este linaje, destacando el sepulcro del Inquisidor Antonio Corro, canónigo de la catedral de Sevilla, uno de los mejores ejemplos de escultura renacentista española

Además de conocer estas singulares villas que componen la ruta de las "Cuatro Santa María", Cantabria posee un entorno sin igual en el que podrás disfrutar de las mejores vacaciones en familia. Visitar el Museo de Altamira y Santillana del Mar y participar en sus talleres sobre la vida en el Paleolítico, recorrer el Museo Marítimo del Cantábrico y Santander, o realizar inolvidables excursiones en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, son sólo algunas de las posibilidades que la comunidad cántabra te ofrece para vivir una aventura única con los más pequeños.