El Báltico desconocido está en Tallin

Tras siglos de ocupación alemana, sueca y rusa, Estonia se incorporó a la Unión Europea en 2004 como uno de los nuevos miembros que ha efectuado un mayor cambio respecto al pasado reciente. Lo estratégico de su posición geográfica en el Báltico supone hoy una ventaja para los numerosos turistas que buscan nuevos destinos con la justa mezcla de naturaleza, historia y vanguardia. Además de su despegue como destino crucerístico, la capital, Tallin, de 443.000 habitantes, bulle con una animada actividad que despliega su pasión por las artes y las nuevas tecnologías.

Ana G. Vitienes

QUÉ VER
De su pasado hanseático, la ciudad conserva un centro histórico de mil años de antigüedad único en el norte de Europa, protegido por la Unesco desde 1997, con fachadas de cobre y almacenes medievales. Las callejuelas rematadas por pináculos y tejados del Vanalinn ofrecen un coqueto paseo para realizar a pie, dividido en dos partes: la colina Trompea o área residencial de la aristocracia, y la parte baja (siglo XI), en torno al Ayuntamiento. Dentro de su perímetro quedan numerosas iglesias, como la de St Olav, del siglo XIII, y la ortodoxa rusa Alexander Nevsky (siglo XIX). Otra visita digna de mención es el Palacio Kadriorg (Weizenbergi, 37), la residencia de verano del zar Pedro I rodeada de jardines que hoy aloja el Museo de Arte de Estonia. El Museo de la Ocupación (Toompea, 8. Tlf: 00 372 668 02 50. www.okupatsioon.ee) analiza la invasión de rusos y alemanes. El acceso a todos los atractivos se realiza con la Tallin Card (de 6, 24, 48 ó 72 horas, desde 6 €), que ofrece entradas y transporte gratuito durante la estancia.

PARA COMER

Experimente la gastronomía hanseática de otros tiempos en el restaurante medieval Olde Hansa (Vana Turg, 1. Tlf: 00 372 627 90 20), con platos como Ciervo salvaje al estilo del conde von Uexkyll. La comida de autor cuenta con ejemplos como Maikrahv (Raekoja plats, 8. Tlf: 00 372 631 41 27), donde se sirve perca y cordero en una atmósfera elegante. Para catar alguno de los buenos locales rusos, Troika (Raekoja plats, 15. Tlf: 00 372 627 62 45) ofrece una decoración excéntrica y excelentes blinis con caviar rojo. Si prefiere recordar el ambiente soviético con un toque moderno, reserve mesa en Narva Kohvik (Narva mantee, 10. Tlf: 00 372 660 17 86).

PARA DORMIR

El exquisito Three Sisters Hotel (Pikk, 71. Tlf: 00 372 630 63 00. www.threesistershotel.com. Doble, desde 340 €) es el primer hotel boutique de la zona, instalado en una casa del siglo XIV. Otra opción elegante es el Barons Hotel (Suur- Karja, 7. Tlf: 00 372 699 97 00. Doble, desde 150 €), de estilo art nouveau y con vistas del casco antiguo. De las opciones más familiares destaca el City Hotel Portus (Uus-Sadama, 23. Tlf:00 372 680 66 00. Doble, desde 63 €), con sauna y sala de juegos, o el asequible Old House (Uus, 22. Tlf: 00 372 641 14 64. www.oldhouse.ee. 42 €).

PARA COMPRAR

En el pasaje de St. Catherine , entre las calles de Vene y Muurivahe, se concentran los estudios y talleres de artistas y artesanos. El Estonian Open Air Museum (Vabaõhumuuseumi tee, 12. www.evm.ee), que se halla a 10 kilómetros del centro urbano, reúne una interesante colección de arquitectura rural de los siglos XVII al XIX que incluye granjas, molinos e iglesias, animado con bailes folclóricos y tiendas de artesanía donde adquirir piezas de calidad.

CÓMO LLEGAR

Finnair (www.finnair.com) y SAS (www.flysas.com) ofrecen varias combinaciones desde 350 €. Otra opción es volar con Air Berlín (www.airlberlin.com) hasta Hamburgo y desde allí utilizar los vuelos de Estonian Air (www.estonian-air.ee), a 33 € trayecto. La capital más cercana es Helsinki, a 18 minutos en helicóptero (www.copterline.com).

INFORMACIÓN

Embajada de Estonia . Tlf: 91 577 76 94. Turismo de Tallin : www.tourism.tallinn.ee. Turismo de Estonia : www.visitestonia.com.