El Artic Open de Islandia: 16 horas de luz para jugar al golf

La erupción del volcán Eyjafjallajokull ha puesto de nuevo en el mapa a Islandia, una tierra de glaciares, ballenas, géiseres... y golf. A partir de junio, Icelandair abre nuevas rutas directas con Reikiavik desde Madrid y Barcelona.

Pablo Fernández

?Paradójicamente, la erupción del volcán del glaciar Eyjafjallajokull ha propiciado un aumento de los turistas que visitan Islandia fascinados por su impactante orografía. Consciente de los atractivos del pequeño país, la compañía aérea Icelandair abre este verano nuevas rutas entre España y el aeropuerto de Keflavik (Reikiavik). Durante el verano, la aerolínea islandesa va a comunicar Barcelona y Madrid con la capital islandesa, gracias a sus vuelos directos desde El Prat los martes, miércoles y sábados, y desde Barajas los sábados.

Uno de los principales reclamos turísticos de Islandia es su oferta golfística. Durante el estío, debido a su situación geográfica, los amantes del golf pueden disfrutar de 16 horas de luz. Todo un lujo para los fanáticos de este deporte. Tampoco conviene olvidar que mientras que en España la temperatura media de julio es de unos 25º C, en Islandia apenas supera los 11º C.

En sus 103.000 kilómetros cuadrados de extensión, el país cuenta con 65 campos de golf, 17 de los cuales disponen de 18 hoyos. Las inmediaciones de Reikiavik albergan 10 campos, cinco de ellos con 18 hoyos. La especial relación entre Islandia y el golf tiene su momento culminante en el mes de junio, con la celebración del Artic Open, un torneo que se disputa entre el 24 y el 26 de junio en la ciudad de Akureyri.

Islandia ofrece numerosas opciones a los turistas. Los amantes de la naturaleza se sentirán abrumados por el panorama que les espera: pueden avistar ballenas en la bahía de Skjálfandi, visitar el glaciar Vatnajökull (que tiene tanta extensión como todos los glaciares del continente europeo), observar sus numerosos géiseres... No en vano, la terma llamada Geysir (de gjósa, emanar), localizada en Haukaladur, es el origen del término español géiser. Entre tanta actividad, resulta recomendable tomarse algo de tiempo para relajarse. Y el mejor lugar es el Blue Lagoon, un lago artificial, situado a 45 minutos en carretera de la capital del país, que se nutre de agua termal a 40º C. El contraste entre la negrura de la piedra volcánica y el azul turquesa de las aguas es un buen ejemplo de la fascinación hipnótica que provoca la exótica Islandia en los viajeros que la visitan.