El Abama Golf & Spa Resort propone unas mini vacaciones en Tenerife para descansar en primavera

El establecimiento hotelero ha diseñado un paquete de cuatro noches, que incluye una cena en El Mirador y un servicio VIP de bienvenida.

Foto: Revista viajar

El Abama Golf Spa Resort ha creado una original propuesta para disfrutar del puente de mayo. Se trata de unas mini vacaciones de cuatro días en el establecimiento hotelero de GL ubicado en Guía de Isora, Tenerife, y con una temperatura media de 22 grados. Unos días de descanso previos al verano, coincidentes además con el día de la madre, para los que los expertos en belleza y salud del spa han diseñado un programa integral de puesta punto.

En el Abama Golf Spa Resort recibirán a los clientes a cuerpo de reyes y por ello un servicio de bienvenida VIP estará dispuesto para ellos en el establecimiento hotelero: un cóctel a base champagne, recibimiento personalizado y un detalle en la habitación. A partir de ese momento, y durante cuatro días los clientes del Abama Golf Spa Resort disfrutarán de una serie de tratamientos de belleza y salud de puesta punto para las vacaciones. Por ello, los expertos en belleza y salud han preparado dos opciones integrales de bienestar en el Esencia Spa del hotel.

Por un lado, el paquete de relajación definitivo, con el que olvidarse de las tensiones. Reflexología podal, un masaje hindú de cabeza o un masaje integral a base de productos naturales de aromaterapia, de 55 minutos en un ambiente de relajación absoluto. Otro de los tratamientos, el Samunprai, consiste en un ritual de pies con caña de limón y estiramientos Tai combinados con técnicas de respiración Pranayama o una envoltura sobre una cama de flotación en seco para relajar los músculos y las tensiones. Y para completar una sesión intensiva de cuatro días de relajación, una Experiencia Abama inspirada en la tradición romana de aguas termales, una experiencia sensorial integral.

Y la otra opción, devotos del sol de pies a cabeza. Un grupo de tratamientos de puesta a punto con los que embellecerse de forma integral para darle la bienvenida al verano: un tratamiento facial collagen velvet, con el que rehidratar el rostro o bien un tratamiento corporal marine prelude a base de sales y barros marinos con el que asegurarse un bronceado homogéneo; una pedicura deluxe de 55 minutos de duración; un tratamiento de exfoliación de espalda y el broche final lo pone una vez más una Experiencia Abama.

Además, después de un completo día de relajación, los clientes del Abama Golf Spa Resort tendrán acceso libre al gimnasio del establecimiento hotelero para ejercitarse. Allí los entrenadores personales diseñarán programas personalizados a la medida de las clientas utilizando las últimas tecnologías en equipos cardiovasculares y pesas o realizando clases de aerobic, yoga, pilates, taichi...

La nota culinaria la pone el restaurante El Mirador, con una propuesta gastronómica maridada con vinos. Al borde del acantilado, de arquitectura balinesa con techos de brezo y unas vistas inigualables al Atlántico y a La Gomera, este restaurante está especializado en platos de marisco, pescado y arroz. Un lugar con encanto en el que disfrutar de una cena de primera.

Y para que se pueda descansar hasta el último momento, el check-out se atrasa hasta las 4 de la tarde.