Entre Luxor y Karnak: Egipto reabre la Avenida de las Esfinges

Este emblemático camino que une los templos de Karnak y de Luxor tiene 3.000 años de antigüedad, proponiéndose ante los ojos del planeta como el mayor museo al aire libre del mundo.

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: KHALED DESOUKI / GETTY

Egipto lo ha vuelto a hacer. Y, como era de esperar, lo ha hecho al más puro estilo faraónico en el que han querido revivir una tradición cultural que no se había visto en miles de años.

Y es que no esperábamos menos para la reapertura al público de la Avenida de las Esfinges, un camino al aire libre flanqueado a ambos lados por piezas de más de 3.000 años de antigüedad. Una pasarela que ocupa más de 3 kilómetros de largo y que en su momento llego a llamarse “El camino de Dios”.

Anadolu Agency / GETTY

Este camino está considerado por muchos como el más importante del Antiguo Egipto, que durante muchos siglos quedó sepultado bajo la arena. No fue hasta 1949 cuando el arqueólogo egipcio Zakaria Ghineim descubrió las primeras ocho esfinges frente al Templo de Luxor. No ha sido hasta ahora, tras años de grandiosas inversiones millonarias cuando, finalmente, su restauración ha visto la luz.

Islam Safwat / GETTY

Inauguración por todo lo alto

La reapertura, como cuentan desde la NBC, comenzó después del anochecer en Egipto a lo largo de la avenida, bordeada a ambos lados por más de 600 estatuas con cabeza de carnero y esfinges tradicionales, estatuas con cuerpo de león y humanas.

La extravagante marcha tuvo como protagonistas a un sinfín de participantes con vestidos faraónicos, una orquesta sinfónica, iluminaciones espectaculares, bailarines profesionales, botes en el Nilo e, incluso, carruajes tirados por caballos.

KHALED DESOUKI / GETTY

Esta puesta en escena ha servido para celebrar o rememorar la recuperación del antiguo esplendor de la gran avenida, y lo han hecho con una impresionante recreación de la fiesta de Opet.

Pero la presentación va mucho más allá de la magnificencia faraónica. Este desfile ha servido para volver a demostrar que Egipto es el mayor museo al aire libre del mundo y, con suerte, poder vivir años gloriosos… pero del turismo.