Ecolodges, dentro de la naturaleza

Hay buenas razones por las que practicar nuevas formas de viajar que no deterioren los ecosistemas. Al realizar algo tan sencillo como una reserva de hotel se puede ser medioambientalmente activo y, afortunadamente, hoy son muchos los alojamientos que se alían con la naturaleza sin perder un ápice de encanto. Ésta es una selección de diez de los hoteles del mundo más integrados con los recursos naturales.

Marta Copeiro del Villar

La Casa que Canta
México
www.lacasaquecanta.com
La estructura de esta casa de Zihuatanejo es, sin lugar a dudas, peculiar. Para su construcción se emplearon materiales como el adobe y técnicas criollas que utilizan maderas oriundas y paja combinadas con otros materiales más habituales. Los productos autóctonos adornan todas las estancias proporcionando confort y calidez. Además, entre los servicios ofrecidos, y para una óptima relajación, es posible disfrutar de masajes mexicanos con nopal, el cactus típico de la zona. Gracias a este ecolodge, son muchos los miembros de la población local que han conseguido un empleo que les permite vivir dignamente, de ahí su motivación por ofrecer un servicio esmerado. A partir de 236 € la "Terrace Room" por noche.

Tiamo Resorts
Bahamas
www.tiamoresorts.com
Desconectar del ruido de la ciudad, de los teléfonos... este resort junto al mar es un sueño hecho realidad en medio de 50 hectáreas de follaje que despiertan hasta el espíritu ecológico más adormecido, sin que por ello sus huéspedes prescindan de nada más que lo superfluo. Lo rústico con la sobriedad de lo elegante, azuzado por el colorido del Caribe, caracteriza a los once bungalows que componen el complejo. La isla de Andros Sur, la mayor de las Bahamas, es una de las menos pobladas, con poco más de 1.000 habitantes. Eso así, su ecosistema es riquísimo, con más de 300 especies de aves que pueden ser oteadas de la mano de avistadores especializados. A partir de 198 € por persona/noche.

Pole Pole
Tanzania
www.polepole.com
En la isla Mafia, que parte del arrecife de coral que se extiende a lo largo de la costa de Tanzania, se encuentra un reconocido parque marítimo natural, Pole Pole ("tómatelo con calma", en swahili). Más allá de sus bondades como resort, Pole Pole contribuye a sostener este paraje de corales y atolones con más de 400 especies de peces, un medio marítimo y una hidrosfera en la que, como mínimo, merece la pena darse un chapuzón. La sabana y los manglares que lo rodean están protegidos por un turismo inteligente y limitado a sólo siete bungalows, construidos en madera de la mejor calidad y elevados con zancos. Además, todos cuentan con amplias terrazas que abren sus brazos al mar y a jardines con vegetación autóctona. Una oferta de primera clase, en la que lo rústico está cerca de lo impecable y que se asemeja a lo que muchos entienden por edén. Una elección perfecta la de la joven pareja de italianos que regenta este alojamiento y que, siguiendo los principios del ecoturismo, ha encontrado el punto justo entre apariencia primitiva y atención personal en uno de los ecosistemas más ricos del planeta. Desde 165 € por persona y noche (incluidas tres comidas).

Paperbark Camp
Australia
www.paperbarkcamp.com.au
Evocando las acampadas típicas de juventud, Paperbark, en un bosque poblado de exuberantes eucaliptos en la bahía de Jervis, entre Sidney y Melbourne, recupera esta práctica con las comodidades de un resort de última generación. Una vía excepcional para retomar el contacto con la naturaleza aparejado a una tienda de campaña con un encanto muy especial. Se consigue así preservar un medio que sólo ha sufrido alteraciones superficiales, pues simplemente se aprovecha una buena ubicación donde montar la tienda, que obtiene electricidad mediante paneles solares. Las actividades incluyen avistamientos de ballenas y delfines, trekking, submarinismo y, al caer la noche, escuchar y relatar historias junto a una hoguera, eso sí, controlada. A partir de 201 € la "Original Safari Tent" por noche para dos.

Daintree Ecolodge
Australia
www.daintree-ecolodge.com.au
De nuevo en Daintree, entre las cascadas de la selva tropical más antigua del mundo, se encuentran estos 15 alojamientos individuales sobre las copas de los prominentes árboles, mezclando el pulcro blanco interior con el verde intenso exterior e imitando el camuflaje que usan ciertos animales para pasar inadvertidos frente a sus depredadores. En este caso, el fin es alterar lo menos posible el nicho terrestre de donde se alimentan la mayor parte de las especies autóctonas, de tal forma que los materiales empleados, una vez abandonados, se reincorporen al ciclo natural y puedan servir a otros en un hábitat que sólo tomamos prestado. Una idea brillante para conservar el encanto de este paisaje único. A partir de 337 € la noche en una villa para dos.

Sumba Nihiwatu
Indonesia
www.nihiwatu.com
Ofrece siete bungalows construidos por artesanos locales y en los que se han empleado tan sólo materiales autóctonos, con el fin de adaptarse al máximo al entorno, en el que predominan las terrazas arroceras a lo largo de 175 hectáreas de bosque tropical y más de dos kilómetros de playa. Así es Nihiwatu, un hotel donde lo rústico no impide disfrutar del confort de sus spas, la práctica de yoga, la meditación o el pilates. En Sumba Nihiwatu se siguen a rajatabla los principios del turismo responsable y mantienen un serio compromiso con la población local, llevando a cabo programas que ayudan al acceso a la escolarización, a la asistencia médica y al agua potable. Además, cuidan de la preservación del medio utilizando biodiesel obtenido de los cocos locales y promueven la reforestación de los bosques circundantes. Responsabilidad con la gente y el medio. Luxury Bungalows desde 276 € noche/ dos personas. Nihiwatu Villas a partir de 584 € noche/cuatro personas. Haweri Villa desde 848 € noche/cuatro personas.

Chumbe Island
Tanzania
www.chumbeisland.com
Lo que a los jardines es el Boboli en Florencia, Chumbe lo es a los arrecifes de coral en Tanzania, un fondo submarino que se ha convertido en un santuario para multitud de especies endémicas. Y en esta isla del archipiélago de Zanzíbar se camufla un alojamiento compuesto por siete cabañas con altos techos a dos aguas que se prolongan a ras de suelo y que han sabido mantener las técnicas locales de construcción. El principio de la preservación no sólo se aplica a los asentamientos sino también al ecosistema. El agua de lluvia es recogida, almacenada y calentada mediante energía solar, las luces son fotovoltaicas, los jabones orgánicos y la forma de los bungalows, que permiten que la suave brisa los airee, se encargan de no tomar más de lo que se aporta al medio. En definitiva, la clave está en reutilizar constantemente lo que la naturaleza regala y que pasa, en la mayoría de las ocasiones, inadvertido. A partir de 103 € por noche y persona en temporada baja y 125 € en temporada alta.

Silky Oaks Lodge
Australia
www.silkyoakslodge.com.au
Recuperar el hábitat de los antepasados, tal y como los descubrió Darwin, es una de las virtudes de la vida sobre los árboles que proponen en este lodge. Cabañas sobre robles sedosos enclavados en medio de una selva tropical que ilumina los colores de los chamizos proporcionándoles tonos rojizos... Este vergel se encuentra en el noreste de Australia, en la región de Queensland, junto al río Daintree. Cualquiera de las dos posibilidades de alojamiento no puede ser más ecológica: una cabaña en los árboles o en la orilla del río. El Parque Nacional Daintree es el bosque tropical más antiguo del mundo y aquí se promueven multitud de actividades en contacto con el entorno, como excursiones en bicicleta por los alrededores o en canoa por el río, y otras aventuras según los ciclos naturales y la estación del año. A partir de 184 € la noche por persona.

Lapa Ríos
Costa Rica
www.laparios.com
En la península de Osa, cerca de la intersección donde el Golfo Dulce se une con el salvaje Océano Pacífico, y entre la espesa maleza costarricense, se encuentra este elevado retiro. Conciencia ecológica y actividades respetuosas con el medio ambiente, pues Lapa Ríos ofrece, junto con la posibilidad de disfrutar de un edén selvático a base de bungalows de madera y verdes hojas de Suiita —una palmera local—, propuestas que van desde el kayak en el propio océano, la acampada libre en la jungla o la observación en primera línea de la rica y variada fauna autóctona. Gracias a los proyectos de sostenibilidad que llevan a cabo, protegen activamente su medio natural y ayudan a las comunidades locales fomentando el empleo, la convivencia y ¡el fútbol! Es el lugar perfecto para contemplar el mar desde una hamaca y sentirse plenamente integrado con la naturaleza. A partir de 144,5 € por persona/noche, incluidas tres comidas diarias.

Matakauri Lodge
Nueva Zelanda
www.matakauri.co.nz
Este refugio de montaña se encuentra en tierras neozelandesas, muy cerca de Queenstown y junto al imponente lago de Wakatipu. Un remoto y tranquilo lugar elegido para la ubicación de unas villas con amplios ventanales cuya visión panorámica del entorno logra hacerle sentir a uno parte del ecosistema... para lo que se hace necesaria una limpieza corporal e interior que purifique y despierte los sentidos. El spa de este refugio procura este extremo con unas técnicas llamadas prescriptivas, basadas en ingredientes orgánicos que pasan de la afamada miel de Manuka a la aromaterapia con flores locales. Son sólo algunas de las opciones para recrear una simbiosis con el entorno purificadora y enriquecedora. Desde 812 € la suite para dos personas por noche, el transfer desde el aeropuerto, desayuno y cena.