'Easy Rider' a la española: ruta en moto por Cabo de Gata

El mayor espacio protegido del litoral Mediterráneo nos abre las puertas a su diversidad, a sus contrastes entre el mar y la montaña y a su clima único. 

Redacción Viajar
 | 
Foto: Anetlanda / ISTOCK

La sierra, en su encuentro con el mar, dibuja calas de gran belleza que dan lugar a los cincuenta kilómetros de costa acantilada mejor conservada del mediterráneo europeo. Se sucede un bonito encuentro entre los ecosistemas de playas urbanas como la de San José y Aguamarga, magníficas playas naturales como Mónsul y Los Genoveses, recónditas y casi inaccesibles calas como Carnaje y de Enmedio y acantilados volcánicos y arrecifes como Punta de los Muertos y Mesa Roldán. También es posible reconocer excelentes ejemplos de formaciones dunares, tanto fósiles, de arenas blancas y grises -San Felipe de los Escullos o Las Amoladeras-, como en movimiento, que originan flechas litorales que cierran albuferas interiores y crean paisajes tan atractivos como las Salinas del Cabo de Gata, un espacio humanizado que es excepcional para la cría y observación de las aves.

El jueves comienza desde Cabo de Gata, una localidad y barriada que pertenece a la provincia de Almería. Hoy solo soñamos con poder volver a disfrutar de este lugar muy pronto, sin olvidarnos de que las maravillas que nos ofrece este mundo siguen esperando ahí fuera, aunque nosotros estemos dentro.    | Remedios / ISTOCK

Ruta en moto

Disfrutar en moto del maravilloso clima de esta provincia, la más soleada de España, y perderse por las bellísimas carreteras que recorren el Parque Natural de Cabo de Gata, es todo un lujo al alcance de todos aquellos, que sobre dos ruedas, quieran disfrutar de unos paisajes únicos y sorprendentes. Esta ruta te hará conocer recónditos lugares perdidos, donde además del disfrute de sus bellos paisajes disfrutarás de unas carreteras en bastante buen estado y donde llegar a todos sitios es posible.

Acantilados sobre el mar, valles y gargantas encajonadas donde, entre el desértico entorno que nos rodea, encontrarás, como Oásis surgidos de la nada, espacios maravillosos y magnificas playas.

juan moyano / ALAMY

De Almería a Cabo de Gata. Total: 41,8 km: 38 minutos aproximadamente. Dicen que en la antigüedad, el municipio de Cabo de Gata tuvo una población de focas monje muy abundante y que los navegantes que se aproximaban a tierra confundían sus gritos y gruñidos con el canto de las sirenas... Es por ello, que el arrecife que corona este lugar es denominado "El Arrecife de las Sierenas".

De Cabo de Gata a San José. Total: 22,3 km: 36 minutos aproximadamente. En este trayecto te recomendamos visitar la Cala de El Mónsul, una de las playas que junto con la Playa de los Genoveses constituyen uno de los espacios del litoral de Almería más aprecidado. San José es un bello municipio, colgado al mar desde sus blancos balcones y sin duda uno de los lugares con más ambiente de todo el Cabo de Gata. Muchos restaurantes, terrazas y bares donde disfrutar de la gastronomía de la tierra.

Cala de Mónsul | Chechu de la Fuente / ISTOCK

De San José a Las Negras. Total: 20,2 km: 23 minutos aproximadamente. En este corto trayecto, uno de los más bellos que se pueden encontrar en los itinerarios propuestos, te proponemos, adentrarte hasta el Pozo de los Frailes, para desde allí bajar nuevamente a la costa y detenerte en la Isleta del Moro, una pequeña población con mucho sabor marino y dotada de buenos lugares para el descanso. En camino a Las Negras, en una prominente subida existe un mirador desde el que poder contemplar los acantilados de la costa almeriense y la belleza de sus calas, en las que disfrutar, prácticamente en privado de un merecido descanso.

De Las Negras a Carboneras. Total: 32,8 km: 42 minutos aproximadamente. En este último trayecto propuesto, nos separaremos nuevamente de la costa para rodear los macizos rocosos que llenos de senderos practicables a pie o en bicicleta, cruzarán hasta la siguiente cala en Agua Amarga, un pueblecito de pescadores que retoma su pulso gracias al turismo que recibe. La Cala de Enmedio, en Agua Amarga, ofrece un acceso complicado, pero sin duda un rincón de aguas cristalinas único en este entorno. En camino a Carboneras, merece una buena parada, por la belleza paisajística, La Mesa de Roldán, donde existe un antiguo Faro que aún permanece activo advirtiendo a los navegantes de la proximidad de los acantilados rocosos.

JAM WORLD IMAGES / ALAMY