Dubrovnik, la perla del Adriático

Foto: Grand Tour/Corbis

La bella ciudad costera de Dubrovnik ofrece un sinfín de posibilidades al turista que visita Croacia para disfrutar del turismo de playa sin aglomeraciones. Y es que la ciudad croata no es sólo playa. Rodeada por murallas y fortificaciones, al pie de la montaña de San Sergio, Dubrovnik fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1994.

Entre sus calles destaca, además de la muralla, la tan típica Torre del Reloj en las ciudades europeas, la Iglesia de San Blas, el Palacio Sponza o laGran Fuente de Onofrio, construida en el siglo XV y punto de paso obligado para cualquier visitante.