Dubái desde las alturas

La puerta de entrada de Asia es uno de los destinos turísticos en auge y estas son algunos de los motivos.

Viajar
 | 
Foto: franckreporter / GETTY

Cada vez son más los que se animan a visitar Dubái como destino final y no sólo como paso hasta su lugar de vacaciones final. Su conexión aérea con el resto del mundo ha favorecido a la llegada de turistas, tanto es así que en 2017 fue la cuarta ciudad más visitada del mundo, con unos 16 millones de visitantes de todo el mundo.

Pero ¿qué hay que ver en Dubái? Esta ciudad en la costa del golfo Pérsico está rodeada por el desierto de Arabia. Hace poco más de 20 años aún era un pequeño pueblo de pescadores, pero el petróleo lo cambió todo y pasó a convertirse a una de las ciudades más modernas del mundo.

Aquí los rascacielos copan el firmamento. De hecho algunos de los edificios más altos del mundo se encuentran en Dubái: hasta 11 edificios de Dubái se encuentran entre los 50 más altos del mundo, siendo el Burj Khalifa con 828 metros el más alto del mundo. Además, siete de los diez hoteles más altos del mundo se encuentran aquí.

Porque la construcción en Dubái es casi una religión. 24% de las grúas de todo el planeta se encuentran en esta ciudad que decidió ganarle espacio al mar creando una palmera gigante e incluso reproduciendo un mapa mundi sobre las aguas.  

Sin duda, Dubái es símbolo del modernismo más actual pero también símbolo cuenta con una faceta más tradicional que se puede ver en el Museo de Dubái, ubicado en el Fuerte Al Fahidi (1787) y que muestra cómo era la vida en el emirato antes del descubrimiento del petróleo, asó como en el área histórica de la ciudad llamada Al Fahidi; o la bella la Mezquita Jumeira. Es en estos lugares donde se puede ver el rastro dejado por las tribus nómadas que aquí habitaban antes del descubrimiento del petróleo.