DisneyWorld: el mundo de los sueños en sus diez atracciones más divertidas

Nada es imposible en el mayor parque temático del planeta, donde la aventura y la fantasía están más que aseguradas a golpe de sorpresas para los niños… y también para los mayores. 

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: José Ignacio carazo

Es el sueño de muchos mortales: visitar, al menos una vez en la vida, DisneyWorld, en Orlando (Florida), el complejo de parques temáticos más impresionante del mundo. Aquí, en la famosa factoría de sueños, en el gigante de la imaginación, nada parece poner límite a la diversión y la fantasía. Para ello están sus cuatro parques de atracciones (Magic Kingdom, Epcot, Disney´s Hollywood Studios y Disney´s Animal Kingdom), sus dos parques acuáticos (Disney´s Blizzard Beach y Disney´s Typhoon Lagoon); sus 36 hoteles; sus cuatro campos de golf y su centro de ocio Disney Springs con más de 150 tiendas y restaurantes. 

Matt Stroshane

Sus dimensiones lo dicen todo: cerca de 12 000 hectáreas conforman su superficie, justo la misma medida que el área metropolitana de Barcelona o de la ciudad de San Francisco. Y su acogida, año tras año, confirma el éxito absoluto: nada menos que 72 millones de visitantes registró en 2 018 este monstruo del entretenimiento, que se aproxima a sus 50 años de vida

Orlando prepara la mayor de las sorpresas para el próximo 29 de agosto: la llamada Star Wars: Galaxy's Edge, que acercará a Disney's Hollywood Studios el universo de la Guerra de Las Galaxias. Pilotar la nave de Han Solo, participar en batallas, interactuar con androides… y otros tantos secretos que darán muchísimo que hablar. 

José Ignacio Carazo

Por todo ello, es momento de descubrir al gran parque de los parques. Para descargar toda la adrenalina posible en sus atracciones, para maravillarse con sus increíbles espectáculos en vivo y, por supuesto, para codearse con sus carismáticos personajes, desde los clásicos Mickey, Minnie y el pato Donald, hasta todo el elenco de princesas de ayer y de hoy, pasando por la nueva hornada de héroes salidos de Star Wars.

Y aunque su despliegue de aventura resulta inabarcable, esto es, a grandes rasgos, lo que no debes perderte en la visita a los cuatro parques principales del mítico y genuino Walt Disney World:

Kent Phillips

AVATAR Flight of Passage: Forma parte de la tierra dedicada a la que constituye una de las películas más taquilleras de la historia: Avatar, dirigida por James Cameron, que recrea la mágica historia del planeta Pandora. En esta atracción podrás sobrevolar literalmente sus parajes a bordo de un Banshee. Un espectacular paseo en 3D que se quedará para siempre en la memoria.

Disney

Soarin’ Around the World: También volar, aunque esta vez en ala delta, es lo que ofrece este fascinante viaje por los escenarios más bonitos del mundo. Desde el Death Valley hasta las cataratas de Iguazú, pasando por la selva amazónica, esta aventura aérea sumerge tan de lleno en las maravillas del planeta que hasta se puede sentir el viento en la cara y aspirar los aromas de la naturaleza. Una atracción imprescindible. 

José Ignacio Carazo

Slinky Dog Dash: Un sueño para los pequeños es descubrir el universo de Andy, el protagonista de Toy Story, en un adrenalínico recorrido a bordo de uno de sus juguetes más queridos. Una montaña rusa plagada de saltos, curvas y velocidad, ideal para la familia al completo.

Matt Stroshane/Disney

Kilimanjaro Safaris: La sabana africana en su estado más puro. Nada puede impactar más que la cantidad de fauna salvaje (de carne y hueso) que desfila por este interesante safari sobre un jeep: jirafas, cebras, ñus, leones, hipopótamos, hienas, rinocerontes... y hasta 34 especies a un solo paso, como jamás se había visto.

José Ignacio Carazo

Frozen Ever After: Un caramelo para los niños y niñas del mundo. Con esta atracción navegaréis en un barco vikingo de madera para surcar el fantástico mundo de Elsa, la reina del hielo, uno de los personajes más queridos de Disney.

Matt Stroshane

Splash Mountain: Alta velocidad, subidas, descensos trepidantes y paradas repentinas. Así es la aventura turbulenta de esta montaña rusa de agua en un escenario por el que desfilan los personajes más clásicos de Disney. Eso sí, el chapuzón está asegurado. 

Mission SPACE: Experimentar en tu propia piel cómo es un entrenamiento de la NASA para después convertirte en un astronauta. El objetivo: formar parte de una misión simulada a Marte… con todos sus retos y obstáculos. Existen dos niveles: verde (suave) y naranja (intenso). 

Expedition Everest: En un rapidísimo trayecto te verás inmerso en el fabuloso paisaje de las montañas del Himalaya, la cordillera más alta del mundo. Y lo harás a toda velocidad puesto que acechan las garras del Yeti…

Disney

Rock’n’Roller Coaster Starring Aerosmith. Sólo para amantes de las emociones fuertes está ideada esta montaña rusa, una de las más impactantes del parque. Un viaje a toda mecha por las autopistas de Los Ángeles en una limusina en la que retumba la música de Aerosmith para añadir más locura si cabe. 

José Ignacio Carazo

Happily Ever After: De todos los espectáculos, tal vez sea el más renombrado. En él, a lo largo de 18 minutos, se condensa la magia de todas las películas puesto que es el show que emplea más fuegos artificiales, luces, láseres y efectos especiales que cualquier otro en la historia.

Proyecciones de última tecnología sobre el castillo de Cenicienta, una banda sonora con las más populares canciones de la factoría, y todo el humor y la ternura de sus personajes. La mejor manera de concluir el día por todo lo alto, de hallar el final feliz a la visita.