Diez pueblos españoles para recordar 2020 (porque quisimos vivir en ellos)

Hacemos memoria para disfrutar de esta selección cargada de nostalgia: en algún momento de este año que se va, hemos tenido la tentación de escaparnos a alguno de ellos

José Miguel Barrantes
 | 
Foto: chekyfoto / ISTOCK

Termina 2020, el año en el que todo lo ocurrido nos ha permitido reflexionar sobre nuestros modos de vida. El año en el que giramos nuestras miradas hacia la naturaleza, prestando especial atención a la relación que guardamos con ella y la forma que tenemos de habitar este mundo. Es en esa mirada en la que volvimos a toparnos con una realidad que teníamos olvidada, la de nuestros pueblos y las zonas rurales, percibiendo que es allí, quizás, donde podamos encontrar la esencia de nosotros mismos.

Es por esta razón que queremos hacer un homenaje a los pueblos españoles, recordando algunos que nos han marcado con sus historias en este año que se nos va. Son muchos los que hemos descubierto en este tiempo, pero valga esta selección cargada de nostalgia para recordarlos a todos ellos.

Camelle (A Coruña)

Comenzamos con este pequeño pueblo marinero situado en el corazón de la Costa da Morte que es, precisamente, sinónimo de nostalgia. Una localidad que refleja una de las historias más trágicas de la costa gallega, la del artista que murió de pena.

pabkov / ISTOCK

Manfred Gnädinger, aquel alemán que abandonó sus raíces para hacer de Camelle su hogar y rincón artístico, nos conmovió y nos hizo ser conscientes de lo verdaderamente importante de la vida.

Un hombre que vio truncada su esperanza en el ser humano con el desastre del petrolero Prestige al ver teñida de negro su obra y el lugar donde vivía. Una gran tragedia que no pudo soportar y que le sumió en una tristeza que acabaría con su existencia.

Liérganes (Cantabria)

Damos el salto hasta Cantabria para aterrizar en uno de los Pueblos más bonitos de España, con la icónica imagen de su célebre puente de piedra sobre el río Miera.

IVANVIEITO / ISTOCK

Enclavado en un entorno natural espléndido, Liérganes nos hizo soñar con mundos fantásticos gracias a la legendaria historia de Francisco de la Vega Casar, el «Hombre pez», aquel personaje nacido aquí en el siglo XVII que saltó a la fama en toda Europa tras su repentina desaparición y sus múltiples avistamientos posteriores convertido supuestamente en un ser acuático, siendo encontrado finalmente en Cádiz y devuelto a su lugar de origen.

Cadaqués (Girona)

Existen lugares que rezuman magia por los cuatro costados. Lugares que te atrapan irremediablemente al igual que les ocurrió al genial Salvador Dalí y a su mujer Gala, que se vieron prendados por la belleza de esta localidad pesquera del Alto Ampurdán, instalándose aquí durante gran parte de sus vidas.

spooh / ISTOCK

Sea tal vez por su situación en el extremo del cabo de Creus – el más oriental de la península ibérica -, en Cadaqués la luz del sol refulge con un brillo especial, haciendo de sus paisajes y sus casas blancas un perpetuo lienzo listo para ser retratado.

Sigüenza (Guadalajara)

Sigüenza está de celebración en 2020. La conocida popularmente como «ciudad del Doncel» presentó su candidatura a comienzos del año para formar parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, dando así un impulso decisivo a su promoción turística para dar a conocer su importantísimo conjunto histórico-artístico, con la estampa de la catedral de Santa María a la cabeza.

jon chica parada / ISTOCK

A punto de cumplir los 900 años desde su reconquista – una fecha clave en el renacimiento de la población -, Sigüenza se presenta como uno de los mejores destinos de Castilla-La-Mancha y una de las escapadas más recurrentes desde Madrid dada su cercanía.

Bubión (Granada)

2020 fue el año del redescubrimiento de Bubión. Uno de los Pueblos más bonitos de España y más representativos de la Alpujarra granadina y el Parque Nacional de Sierra Nevada, con un patrimonio excepcional con sus curiosos «tinaos» y unas vistas impresionantes, que nos acabó de enamorar además como destino saludable.

Fotomicar / ISTOCK

Próxima a Lanjarón, el aire y el agua puros de Bubión, la riqueza de la naturaleza de su entorno y su decidida apuesta por el movimiento slow – es miembro de la asociación internacional de Cittaslow – hacen de esta localidad el destino perfecto para renovarse completamente tanto de cuerpo como de mente.

Carcaboso (Cáceres)

Conocido popularmente como «el pueblo más sostenible de España», en un año como este en el que hemos podido constatar de primera mano la importancia de las zonas rurales como ejemplos en nuestra participación en el medio ambiente, Carcaboso no podía faltar en esta lista.

José Antonio Cotallo

Situado en el valle del Alagón, en la provincia de Cáceres, este pueblo extremeño es todo un referente mundial en el mundo de la agroecología que nos invita a visitarlo para sumergirnos en su experiencia única de sostenibilidad.

Los Caños de Meca (Cádiz)

El faro de Trafalgar, en la provincia de Cádiz, pareciera querernos indicar el lugar exacto de uno de los lugares más atractivos de la Costa de la Luz. Los Caños de Meca fue uno de los destinos que nos vinieron a la mente cuando quisimos evocar la mítica serie española de Verano azul.

juanorihuela / ISTOCK

Sus playas interminables y su ambiente inconfundible, impregnado del movimiento hippie que transformó a este núcleo costero del municipio de Barbate en uno de los puntos más importantes de su filosofía de vida en España, lo convierten en un sitio excepcional para vivir historias veraniegas irrepetibles.

Riaño (León)

Hablar de Riaño significa hablar de uno de los paisajes más asombros de España y uno de los rincones de la geografía española preferidos por los amantes de la naturaleza.

En plena cordillera cantábrica se encuentra Riaño, un pequeño pueblo leonés a orillas de un embalse. La estampa que ofrece el pueblo vista desde las montañas es de por sí impresionante, pero unida a la nieve que lo envuelve todo, las rutas de senderismo por las cumbres de alrededor ofrecen las mejores panorámicas de toda la zona. | Neorodan / ISTOCK

Tras formar parte de la trágica historia de los nueve pueblos inundados tras la inauguración del embalse de Riaño en 1987, esta población supo renacer y aprovechar los nuevos paisajes que se formaron a partir de aquel momento.

Fue debido a esa inundación que hoy en día podemos disfrutar de los popularmente conocidos como «fiordos leoneses», recorriendo en barco una zona sencillamente espectacular que parte de Riaño y recorre el desfiladero de Bachende.

Quién sabe si esta bella localidad nos haga un leve guiño a través de su precioso «Paseo del Recuerdo» y nos invite a sentarnos en el conocido como «banco más bonito de León» para sumirnos en la nostalgia.

Espinaréu (Asturias)

Este año ensalzamos las bondades de una población del norte que bautizamos como «la aldea asturiana que más se parece a una aldea asturiana», y seguimos pensando que este pequeño rincón del concejo de Piloña reúne todos los requisitos para serlo.

Joaquin Ossorio-Castillo / ISTOCK

Al abrigo de la Sierra Bedular, en un entorno de cuento, la esencia del Principado de Asturias se condensa en Espinaréu a través de sus paisajes y su rico patrimonio etnográfico, con decenas de hórreos y paneras que la convierten en el lugar con la mayor concentración de este tipo de construcciones de toda Asturias, junto con la aldea de Bueño.

Artenara (Gran Canaria)

Viajamos hasta las Islas Afortunadas para recordar uno de los pueblos más aborígenes del archipiélago. Artenara, el fascinante pueblo de Gran Canaria famoso por sus casas-cueva y por sus espectaculares vistas – unas de las más impresionantes de las islas -, nos mira desde las alturas mientras custodia un entorno natural y arqueológico excepcional. 

urf / ISTOCK

Garante del legado de los pueblos prehispánicos, Artenara es uno de los centros neurálgicos de la cultura aborigen y el corazón de la zona troglodita canaria por antonomasia.