Diez espléndidos pueblos del interior de España tan reales como desconocidos

Aprovecha estos destinos para disfrutar del verano con seguridad

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: AndresGarciaM / ISTOCK

Nos rendimos ante los encantos de nuestra España interior y, más concretamente, del mundo rural, en estos tiempos en los que buscamos destinos seguros sin grandes aglomeraciones. Es por ello que viajamos hasta diez pueblos poco conocidos en el panorama turístico nacional – aunque sí a escala local o regional - pero con mucho que ofrecer. Lugares cargados de autenticidad en los que disfrutar de la tranquilidad en el verano.

1. Fermoselle (Zamora)

Al recorrer la comarca zamorana de Sayago solo podemos pensar en el valor genuino del medio rural. Uno de los territorios más castigados por el despoblamiento que, sin embargo, no sabemos si gracias o como consecuencia de ello, ha conservado toda su esencia como pocos espacios en España.

Fermoselle | WillSelarep / ISTOCK

Fermoselle es el último de los bastiones de esta comarca, rayando ya con Portugal, pero es sin duda una de sus poblaciones más celebradas. Su ubicación, que permite vistas increíbles sobre el entorno, su antiquísimo castillo, morada de Doña Urraca, y su entramado urbano bajo el que se esconden múltiples bodegas, merecen su declaración como Conjunto Histórico-Artístico.

2. Torre de Babia (León)

Torre de Babia es uno de los mejores representantes de la histórica comarca de Babia. Un pueblo que es testigo, junto con la localidad de La Cueta, del nacimiento del río Sil, en la cordillera Cantábrica, al pie de la Peña Orniz.

Torre de Babia | ARUIZHU / ISTOCK

Una aldea de piedra, pizarra y madera con antiguos molinos harineros que cuenta con la joya de la iglesia parroquial de San Vicente, mientras que el imprescindible Museo Etnográfico y de la Trashumancia da buena cuenta de la larga tradición que arrastra esta actividad en la comarca.

Los 20 pueblos más bonitos de España en 2021

3. Romangordo (Cáceres)

"El pueblo de los trampantojos", como se ha venido conociendo popularmente en los últimos tiempos, es una población con una situación privilegiada, al sur del río Tajo, junto a la presa de Almaraz – que forma el embalse de Arrocampo – y próximo al Parque Nacional de Monfragüe.

Romangordo | Hirgon / ISTOCK

Recorrer sus calles es una experiencia peculiar. A cada paso iremos descubriendo alguna de sus numerosas pinturas murales que juegan con la realidad, mientras en otros rincones nos toparemos con frases escritas que nos invitan a la reflexión.

4. El Burgo (Málaga)

Enclavado en el Parque Natural Sierra de las Nieves – Reserva de la Biosfera de la Unesco y recientemente declarado Parque Nacional -, El Burgo pertenece al conjunto de pueblos blancos del interior de la provincia de Málaga.

El Burgo | Tyk

Un entorno absolutamente impactante del sur de España dominado por los relieves serranos, en cuyas prominencias se emplaza el pueblo con los restos de su castillo de Miraflores.

5. Castellote (Teruel)

La comarca turolense del Maestrazgo nos reserva una localidad llena de historia en cuyos alrededores nos aguarda un buen número de lugares que merece la pena visitar. Desde su castillo templario podemos observar a nuestros pies los tejados de un conjunto declarado Bien de Interés Cultural.

Castellote | Carlos Teixidor Cardenas / ISTOCK

Mientras, su término municipal acoge tanto espacios naturales de primer orden como importantes yacimientos, entre los que destacan los de las huellas de dinosaurios – icnitas – y su famoso bosque pétreo, subsede de Territorio Dinópolis.

6. Alarcón (Cuenca)

Encaramado literalmente en un meandro del río Júcar, formando parte del espectacular paisaje que forma una hoz, Alarcón es uno de los pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha a pesar de haber sido eclipsado por la belleza y fama de otros ejemplos de la provincia de Albacete de parecidas características.

Alarcón | AndresGarciaM / ISTOCK

Un Conjunto Histórico-Artístico excepcional, con su castillo coronándolo, que no tiene desperdicio alguno, con uno de los recintos fortificados mejor conservados de España.

España frente al mar: siete pueblos históricos con esencia marinera

7. Pelegrina (Guadalajara)

Un caso similar al anterior – aunque mucho más popular - lo encontramos en Guadalajara, en las hoces del río Dulce, donde se asienta la localidad de Pelegrina, una pedanía de Sigüenza que está igualmente dominada por la presencia de un castillo expuesto en lo alto de un cerro.

Pelegrina | Karel Stipek / ISTOCK

Famosa por las filmaciones en su entorno de Félix Rodríguez de la Fuente para su serie de El Hombre y la Tierra, así como por las rutas senderistas, el pueblo en sí esconde joyas poco conocidas como la iglesia parroquial de la Santísima Trinidad, un templo románico con un bellísimo artesonado mudéjar del siglo XVI en su interior.

8. Sotoserrano (Salamanca)

Este pueblo inmerso en el Parque Natural de las Batuecas-Sierra de Francia es quizás una de las poblaciones menos conocidas de las localidades serranas de la Sierra de Francia.

Sotoserrano | Fotoeventis / ISTOCK

Su arquitectura tradicional, típica de este sector, con sus entramados de madera y balconadas, junto con un conjunto armonioso de calles empedradas, nos depara auténticas sorpresas como su vetusto pilón de dos caños o la singular torre del reloj del siglo XVI.

9. Segorbe (Castellón)

Otro bello ejemplo del aprovechamiento del relieve es Segorbe, que desde lo alto del cerro de Sopeña y oteando desde las alturas el río Palancia, constituye un rico e importante conjunto patrimonial de la provincia de Castellón y uno de sus principales núcleos del interior de su territorio.

Segorbe | JackF / ISTOCK

Su castillo de La Estrella, sus murallas, su catedral y museo, el acueducto, sus torres, su Fuente de los 50 caños… y, en general, un nutrido casco antiguo en el que no hay mejor idea que perderse entre sus calles.

10. Luque (Córdoba)

Al sur de la provincia de Córdoba y frente al Parque Natural de las Sierras Subbéticas se sitúa un precioso casco urbano con toda la esencia del pasado omeya. Un pueblo de casas blancas, como no podría ser de otra manera en este sector de Andalucía, que en su punto más alto nos espera con el castillo Hish Lukk, conocido popularmente como de Venceire.

Luque | Fotomicar / ISTOCK

A sus pies, la Cueva Encantada, con pinturas rupestres muy bien conservadas, es una oquedad de 40 metros de profundidad en pleno casco urbano que contrasta poderosamente con el otro gran monumento cercano, la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, un grandioso templo cuyo interior, con sus arcadas y hermoso artesonado, resulta una visita imprescindible.