Próximo destino: Villas de Madrid

Estas once Villas de Madrid se caracterizan por su rico patrimonio y por ser una escapada perfecta desde la capital.

Viajar
 | 
Foto: naikon / ISTOCK

La Comunidad de Madrid cuenta con pequeñas Villas que hacen las delicias de aquellos que quieres escapar de la ciudad y conocer un Madrid diferente, un Madrid donde la paz y el sosiego se contraponen a la estresante capital. Se tratan de once Villas de Madrid de menos de 20.000 que no son muy conocidas pero que cuentas con grandes atractivos patrimoniales que sorprenden a los visitantes.

Estas Villas son Manzanares El Real, Patones, San Martín de Valdeiglesias, Torrelaguna, Villarejo de Salvanés, Buitrago del Lozoya, Chinchón, Colmenar de Oreja, Navalcarnero, Nuevo Baztán y Rascafría. Todas ellas están siendo promovidas por el Gobierno regional, pretende diversificar el turismo en la región y atraer a más visitantes. En este sentido, todas tienen en común que han conservado su autenticidad rural y, además, cuentan con la suficiente infraestructura turística para conseguir la calidad y satisfacción en su visita.

Individualmente, Manzanares El Real, al pie de la Sierra de Guadarrama, destaca por sus dos castillos, aunque es el de Mendoza el que deja boquiabierto al visitantes. Este castillo del siglo XV es el mejor conservado de la Comunidad y fue ideado como una residencia palaciega. Además de los castillo, Manzanares El Real cuenta con la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves y la Ermita de Nuestra Señora de la Peña Saca, ambas muy interesantes.

KarSol / ISTOCK

Buitrago del Lozoya también se ubica en la Sierra de Guadarrama y de ella destaca su recinto amurallado de origen musulmán, su Alcázar y el Puente del Arrabal también conocido, como Puente Viejo, sobre el río Lozoya.

Patones, por su parte, destaca por el pueblo medieval de Patones de Arriba, al que se accede a través de un pequeño sendero. Deshabitado excepto por pequeños alojamientos y restaurantes, esta aldea se ha convertido en una excursión ideal. Sus calles empedradas y sus calles típicas de sierra donde la piedra y la pizarra son los protagonistas.

En cuanto a San Martín de Valdeiglesias destaca por el castillo de la Coracera, de finales del siglo XV, además de por diversas iglesias y por estar muy cerca del pantano de San Juan, muy concurrido en verano.

El patrimonio de Torrelaguna fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en 1974 gracias a su impronta medieval. De esta época daca la Iglesia de la Magdalena, la abadía de las Madres Concepcionistas Franciscanas Descalza, la Alhóndida, el edificio del Ayuntamiento y las murallas. Por su parte, la fachada del Palacio de Salinas se considera antecesora a la fachada de la Universidad de Alcalá de Henares.

En la Comarca de Las Vegas es donde se encuentra Villarejo de Salvanés con un patrimonio en el que destaca el yacimiento de Santa María, con muestras que se remontan a la Edad de Bronce; el Santuario de Nuestra Señora de la Victoria, el Museo del Cine o el Castillo, declarado Conjunto Histórico-Artísitico junto a la iglesia de San Andrés y la Casa de la Tercia en 1974.

AndresGarciaM / ISTOCK

Siguiendo en la Comarca de Las Vegas, de Chinchón hay que destacar su casco histórico con su notable plaza mayor, declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1974. Pero tampoco hay que olvidarse del castillo de los Condes de Chinchón, la Torre del reloj, la iglesia de Nuestra Señora de la Asonción y los conventos de San Agustín y de las Clarisas.

En la misma comarca, el casco urbano de Colmenar de Oreja fue declarado bien de interés cultural en 2013. De él destaca su Plaza Mayor, el Teatro Municipal Diéguez, sobre el antiguo Hospital de la Craidad, del siglo XIX; la Iglesia de Santa María la Mayor, levantada por la Orden de Santiago o la Ermita del Cristo.

Al sur de la comunidad, Navalcarnero fue fundada en 1499 y fue el escenario de la boda de Felipe IV con Mariana de Austria, acontecimiento por el que le otorgaron el estatus de Villa. De entre todo el patrimonio, destaca la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y la plaza de Segovia, donde se ubica el ayuntamiento.

Nuevo Baztán se encuentra en la Cuenca del Henares y su casco histórico data de principios del siglo XVIII como lugar de residencia de los obreros que trabajaban en la fábrica de vidrio fundada aquí por Juan de Goyeneche y Gastón, nacido en el valle de Baztán, de donde toma el nombre la localidad. De entre el patrimonio de Nuevo Baztán destaca el palacio de Goyeneche, la Iglesia de san Francisco Javier y las antiguas casas de los trabajadores.

Monasterio de Santa María de El Paular. | cineuno / ISTOCK

Por último, Rascafría, en el valle del Lozoya, tiene un sinfín de lugares de interés para el visitante. Entre ellos cabe destacar el Monasterio de Santa María de El Paular (siglo XIV), el Puente del Perdón y por supuesto, la estación de montaña, muy concurrido por los amantes de la nieve en invierno.