Despeñaperros, paso y frontera entre Andalucía y Castilla La Mancha

Es mucho más que un lugar de paso. Es un desfiladero fascinante, un parque natural lleno de valores ecológicos y un escenario histórico donde se desató una de las más importantes batallas de la historia de España.

Manuel Mateo Pérez
 | 
Foto: GeoJGomez / ISTOCK

Despeñaperros es uno de los espacios protegidos más pequeños de Andalucía. Su perímetro apenas alcanza las siete mil hectáreas, pero en su interior se alzan algunas de las formaciones geológicas más interesantes de España. El bosque mediterráneo que tapiza su abrupto suelo acoge encinas y alcornoques centenarios. El desfiladero es el resultado de miles de millones de años en que un río fue horadando la roca hasta formar un profundo y cicatrizado barranco por cuyos pies discurren las aguas frías y limpias del río Despañeperros. Cruzado en la actualidad por la autovía de Andalucía, Despeñaperros posee un puñado de carreteras y pistas forestales por donde adentrarse al territorio más desconocido del parque. La carretera que sube hasta el Collado de los Jardines trepa por los altos cerros hasta un altiplano desde donde se advierte la tierna paz de las tierras planas de la Meseta y el ondulante relieve que baja hasta el valle andaluz del Guadalquivir.

La Cimbarra. | M Ramirez / ALAMY

Esta carretera conduce hasta Aldeaquemada una de las colonias dieciochescas de las Nuevas Poblaciones. Su trazado es similar al de sus pueblos hermanos: Calles rectas lanzadas a cordel, como el tablero perfecto donde se alinean las piezas de un ajedrez. Aldeaquemada, además, posee un paraje natural protegido de extraordinario belleza. Se trata de La Cimbarra, una impresionante cascada por donde se precipitan las aguas del río Guarrizas. Orillas abajo se localiza el paraje de Las Cimbarrillas, una sucesión de pequeñas cascadas de gran encanto paisajístico. Las aguas del río Guarrizas se estancan kilómetros abajo en el embalse de La Fernandina, a medio camino entre Vilches, La Carolina y Linares.

Despeñaperros es una brecha natural en mitad del pacífico paisaje de Sierra Morena. Este parque natural une y separa las planicies castellano manchegas de las onduladas lomas que descienden hasta el valle del Guadalquivir. El desfiladero de Despeñaperros está atravesado por una línea férrea y por la autovía de Andalucía. A un lado se alzan lugares de singular belleza como Los Órganos, el Salto del Fraile o la garganta de Valdeazores. Despeñaperros forma parte del término de Santa Elena, muy próximo al lugar histórico donde se desató en julio de 1212 la batalla de las Navas de Tolosa.

Cueva de los Órganos, Jaén. | Universal Images Group North America LLC / ALAMY

La carretera que sube hasta Aldeaquemada deja a un lado la cueva de los Muñecos, cuyas pinturas están declaradas Patrimonio de la Humanidad. Al lado, en el Collado de los Jardines, se localiza un santuario de los siglos IV al III antes de Cristo. Es un lugar de extraordinaria belleza, ubicado en la cumbre de un cerro pétreo desde donde se divisan, hacia el norte, las tierras bajas de La Mancha y hacia el sur el Valle del Guadalquivir. En la cercana cueva de los Muñecos, además de pinturas rupestres esquemáticas, han sido hallados miles de exvotos que eran ofrendas que los íberos hacían a sus deidades.