¿Un deseo para 2020? La Ruta Romántica de Baviera…

Un recorrido que acaba en el maravilloso Castillo de Neuschwanstein

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: SeanPavonePhoto / ISTOCK

En los años 50, tras los desastrosos efectos de la Segunda Guerra Mundial, Alemania conseguía comenzar a emerger de sus cenizas y a pasar página en algunas esferas de su maltrecho territorio.

Fruto de ese esfuerzo por dar un giro en su imagen exterior, surge la que está considerada en la actualidad la ruta temática más icónica y reconocida de toda Alemania. La «Ruta Romántica», un recorrido que transcurre por 350 kilómetros a lo largo de dos Länder, el de Baden-Wurtemberg y el de Baviera – especialmente éste último, que acapara la mayor parte del itinerario -, se vuelve cada año más célebre abriéndose a nuevos visitantes que aún no la conocen.

SeanPavonePhoto / ISTOCK

Siguiendo un antiguo trazado romano que une hoy en día el centro y el sur del país, la Ruta Romántica encarna la esencia de la imagen tradicionalmente proyectada al exterior por el territorio teutón. 

Castillos, naturaleza, pueblos de cuento típicamente centro europeos, aderezados con todo el acervo cultural de la región bávara, que es la principal valedora de este encantador recorrido.

De Wurzburgo a Füssen, una ruta para enamorarse

Como decíamos, Baviera alberga la mayor parte de los lugares que conforman de manera oficial la Ruta Romántica.

Aunque la ruta describe una línea serpenteante que une el centro y el sur del país y es posible comenzarla tanto de norte a sur como a la inversa, lo más recomendable es llegar hasta Frankfurt en primer lugar para tomar Wurzburgo como primera etapa. Con esta opción, nos aseguraremos acabar nuestro camino poniendo la guinda en el pastel con la visita al fastuoso Castillo de Neuschwanstein y, al mismo tiempo, poder poner rumbo de regreso desde la cercana ciudad de Múnich.

Leonid Andronov / ISTOCK

Son muchos los puntos que recoge la ruta y todos ellos interesantes, pudiendo realizar paradas en decenas de localidades que siempre nos dejarán un buen sabor de boca; puesto que lo idóneo es disfrutar de la ruta en coche, siempre podremos elegir hacer variantes que se adapten a nuestros propias opciones de viaje; sin embargo, existen determinados lugares que resultan imprescindibles en toda primera experiencia en la Ruta Romántica. 

La primera etapa – la ruta está marcada por señales a lo largo de todo el itinerario -, Wurzburgo, es uno de ellos.

omersukrugoksu / ISTOCK

Esta ciudad universitaria con pasado imperial nos sorprenderá por su encanto. Su fortaleza de Marienberg, su catedral, su emblemático puente sobre el río Meno y, sobre todo, la Residencia de Wurzburgo, sus jardines y la Plaza de la Residencia – declarados los tres sitios Patrimonio de la Humanidad -, no nos dejarán indiferentes.

La siguiente gran parada es Rothenburg ob der Tauber, uno de los pueblos más visitados de toda Alemania – si no el que más -. Una auténtica oda al buen gusto y el respeto y la conservación del patrimonio, así como un ejemplo perfecto de la típica localidad alemana. 

Xantana / ISTOCK

Un pueblo medieval que nos transportará varios siglos atrás mientras deambulamos por sus calles, donde el colorido de sus casas de entramados nos hará sentirnos en mitad de un cuento de hadas. 

Su magnífico recinto amurallado es único y sorprendente, gracias a su sistema defensivo con numerosas puertas de entrada y sus pasillos.

Si aún no nos hemos quedado satisfechos con este baño de estilo puramente alemán, nos espera más adelante Dinkelsbühl, otra espectacular población medieval perfectamente conservada que llama la atención por sus llamativas y coloridas casas.

scanrail / ISTOCK

Otro de los puntos de los que hay que tomar buena nota es Nördlingen, una peculiar población ubicada en el mismo cráter dejado por un meteorito. Una curiosa trama urbana amurallada en forma circular que nos invita a recorrer el ambiente y la belleza de sus calles y edificios y a transitar el trazado de sus defensas para maravillarnos con ellas.

SeanPavonePhoto / ISTOCK

Dejando atrás Augsburgo - otro de los lugares señalados de la ruta por estar considerada una de las ciudades más antiguas de Alemania -, nos encaminamos hacia el sur rumbo a Füssen, en cuyas proximidades, y con las montañas de fondo, nos espera el grandioso Castillo de Neuschwanstein, seguramente uno de los puntos más visitados del país. Su icónica estampa, cuya silueta cuenta la tradición que inspiró a Walt Disney para el célebre castillo que representa su universo infantil, es sin lugar a dudas el edificio perfecto en el que finalizar esta ruta romántica que nos traslada al sur de Alemania para empaparnos de toda su magia.