Descubrimos la cara más salvaje y natural de Ciudad Real

Entre los montes de Toledo y el Campo de Calatrava encontramos un auténtico paraíso cercano que es, sin duda, la escapada perfecta

Redacción Viajar
 | 
Foto: estivillml / ISTOCK

Descubrir un paraje repleto de vida, en donde la naturaleza se convierte en la auténtica protagonista. Así es Entreparques, una zona al norte de Ciudad Real que se ha unido para poner en valor sus grandes atractivos turísticos, al tiempo que se unifican esfuerzos para aportar valor a unas localidades rurales que cuentan con una gran cantidad de atractivos turísticos.

Su impresionante patrimonio natural, caracterizado por los relieves montañosos con laderas tapizadas con vegetación mediterránea, muchos de ellos protegidos, y su patrimonio cultural, con restos históricos de diferentes épocas y yacimientos, convierten a Entreparques en un destino a tener en cuenta por los visitantes.

Jose C.C. / ISTOCK

Descubre un territorio repleto de flora y fauna, donde la naturaleza se convierte en protagonista absoluta. Así es Entreparques, ubicado al noroeste de la provincia de Ciudad Real entre los montes de Toledo y el Campo de Calatrava, un auténtico paraíso cercano que quiere dar a conocer sus atractivos turísticos. La escapada perfecta para desconectar del mundanal ruido, de la contaminación, de las prisas y los agobios.

Un lugar en donde dejar pasar el tiempo, sumergirse en sus paisajes para salir de ellos con el alma más llena. Desde el punto de vista natural, Entreparques se caracteriza por su gran variedad y el alto valor ambiental de sus numerosos espacios protegidos, como el Parque Nacional de Cabañeros que cuenta con una enorme diversidad de especies animales y botánicas.

Parque Nacional de Cabañeros | estivillml / ISTOCK

La raña recuerda a la sabana africana, poblada de ciervos y encinas a modo de gacelas y acacias, sin olvidarnos de sus cielos surcados por impresionantes bandadas de buitre negros y leonados y por rapaces como águilas imperiales y reales. Además, su particular geología le convierte en una auténtica joya natural repleta de fósiles en la ruta del Boquerón de Estena o de cascadas en la del Chorro de los Navalucillos.

Tiene mucha relevancia sus parajes de origen volcánico, como son las Navas de Malagón, tres lagunas volcánicas, o maares, al pie de la Sierra con la que comparte nombre. Estos espacios naturales, cuentan con una salinidad variable, lo que propicia una enorme diversidad biológica, son Reserva Natural, es Zona de Especial Protección para las Aves que junto a su rareza y vulnerabilidad hacen necesario practicar un turismo responsable.

Parque Nacional de Cabañeros | estivillml / ISTOCK

Es habitual ver flamencos caminar entre sus aguas entre otras aves migratorias que hacen de Entreparques su hogar habitual o de paso. No es la única laguna natural que se puede disfrutar en este destino, también encontramos el Volcán y la Laguna de Peñarroya, declarada Monumento Natural, que cuenta con un gran valor geomórfico y paisajístico.

Otro de los grandes encantos de Entreparques lo encontramos en sus espacios fluviales, conocidos como “tablas”, el río Bullaque permite disfrutar de actividades acuáticas, como el baño y la práctica del piragüismo y a la vez se puede disfrutar de su vegetación, donde destaca una espectacular colonia de nenúfares a su paso por Robledo, Porzuna y el Torno.

Río Bullaque, Ciudad Real | IHervas / ISTOCK

También podrán acercarse a la Laguna de Caracuel, un importante humedal temporal, de génesis volcánica, con una gran importancia botánica y enclave fundamental para las aves acuáticas y anfibios que residen en ella. Y nada como terminar el paseo por el Estrecho de las Hoces en Puebla de Don Rodrigo, donde sus panorámicas enamorarán a los viajeros, que sentirán cómo el tiempo no avanza gracias a la belleza del paraje.

 Puebla de Don Rodrigo, Ciudad Real | JULIAN74 / ISTOCK

Entreparques ofrece distintos planes relacionados con sus numerosas muestras de patrimonio y variadas manifestaciones culturales, entre ellos destacar una visita al Parque Arqueológico de Alarcos en Poblete con vestigios desde de la edad de bronce y escenario de una épica batalla medieval que se puede revivir gracias a la realidad aumentada que también nos muestra muy cera, en el Mirador de los Volcanes, como era el campo volcánico en su época de plena actividad.

Castillo de Caracuel, Ciudad Real | B25es

Está el Castillo de Caracuel y el de Miraflores en Piedrabuena y encontramos multitud de puentes y antiguos molinos a lo largo de las orillas del Guadiana. Otra alternativa más contemporánea puede ser la ruta de los Titanes que nos lleva a Porzuna, Malagón y Corral de Calatrava y nos muestra gigantescos silos decorados por renombrados grafiteros. Y por supuesto, siempre es buen momento para degustar los reconocidos quesos manchegos de la zona o los platos de caza típicos.

Un destino seguro para visitar, conocer y repetir donde reencontrarte con tu lado más natural.