Descubriendo Windsor

Este es uno de los grandes símbolos de la realeza británica, donde la Reina pasa los fines de semana y donde la historia se siente nada mas poner un pie en él.

Viajar
 | 
Foto: chrisdorney / ISTOCK

A poco más de 30 kilómetros de la ajetreada Londres, Windsor acoge uno de los mayores símbolos de Inglaterra y Reino Unido: su castillo. Con su origen en un antiguo castillo medieval del siglo XI, es la segunda residencia real europea ocupada más antigua tras el Real Alcázar de Sevilla. Y es que es residencia real desde tiempos de Enrique I de Inglaterra, allá por el siglo XII y hasta hoy son 40 los monarcas que han habitado en él.

Con aspecto de ciudad fortificada, este castillo con mezcla de estilos georgiano,  victoriano e incluso gótico, ocupa un área de más 5 hectáreas y es una de las mayores atracciones turísticas del Reino Unido. En su interior, visitable en un tour guiado de unas cuatro horas(£ 21,20 - 24 €), se pueden ver algunas de las curiosidades que esconde entre sus paredes, como algunos de los más de 450 relojes que alberga. Este tour incluye la visita a los Apartamentos Estatales, con obras de o Rembrandt, Rubens o Canaletto decorando sus paredes; la Capilla de San Jorge y las habitaciones semiestatales durante los meses de invierno.

OlegAlbinsky / ISTOCK

De la Capilla de San Jorge, lugar elegido por el príncipe Henry y Megan Markle para contraer matrimonio el próximo mayo, hay que señalar su carácter emblemático. Sin jurisdicción de ningún obispo o arzobispo, sino del Decano y los Canónigos de Windsor designados por Su Majestad la Reina, esta capilla contiene los restos mortales de 10 reyes, entre los que se incluyen Enrique VIII y su tercera reina-Jane Seymour- , Jorge VI y la última reina madre. Además, la de San Jorge es la capilla de la Orden de la Jarretera, fundada por Eduardo III en el siglo XIV y considerada la orden de caballería más importante y antigua del Reino Unido. Tanto es así que cada junio, los Caballeros de la Jarretera se reúnen en el Castillo de Windsor, donde cualquier nuevo caballero realiza el juramento y es investido con la insignia.

Totalmente independiente económicamente hablando -no recibe dinero ni de la Iglesia ni del Estado-, esta capilla que en realidad está dedicada a San Jorge, San Eduardo el Confesor y a la Virgen María, celebra tres misas diarias a las que puede asistir todo el que lo desee.

Localidad de Windsor

Además, del castillo, Windsor bien merece una visita. Y es que entre sus calles cuenta con algunas curiosidades como la calle más corta del Reino Unido: Queen Charlotte Street, a 16 m a la izquierda de Market Cross House, o el único buzón de correos aéreo de color azul. También se dice que fue en Windsor donde se "inventó" la tradición de tomar el té de las 5 gracias a Anna María, séptima duquesa de Bedford, quien en 1941 escribió a su cuñado hablándole de un "sentimiento de desasosiego" que sentía en las largas horas entre un almuerzo temprano y una cena tardía y que combatía con té y pasteles.

stockcam / ISTOCK

Pero si hay un lugar de Windsor que nadie se puede perder eses es Windsor Great Park, un parque real de más de 2.000 hectáreas al sur de la localidad abierto al público. Este parque formó parte de un coto de caza normando y en él destacan el Caballo de cobre, el Obelisco y un conjunto de ruinas romanas de 2.000 años de antigüedad importado desde Libia. En su interior también se encuentran los Valley Garden, de 250 acres, con azaleas, camelias, magnolias y la mayor plantación de rododendros del mundo.Eel Windsor Great Park va desde el Castillo de Windsor, en el norte, hasta Ascot, en el sur y se puede recorrer a través del Gran Paseo creado por Carlos III y que tiene una longitud de tres millas.

Otros lugares como la Iglesia parroquial de San Juan o la iglesia de Todos los Santos así como Tienda de la Granja de Windsor, que vende la producción de la Finca Real, son otros de los imprescindibles de Windsor.