Descubre todo el encanto de Centroamérica con el Camino Real

El Camino Real te permite explorar la impresionante riqueza cultural, las tradiciones y los paisajes de ensueño de América Central.

Lucía Blázquez Vizuete

Tras su llegada al continente, los españoles construyeron este camino sobre las precedentes rutas indígenas. Es por ello que este viaje se realiza a través de antiguos senderos llenos de naturaleza y en los que puede verse más de un centenar de lugares coloniales.

A pie, a caballo o a lomos de una mula, el itinerario recorrePanamá, Costa Rica, Nicaragua, Guatemala, Honduras y El Salvador. El paso por estos seis países permite adentrarse en la intacta arquitectura colonial y en los misterios de una cultura ancestral, al mismo tiempo que se conocen sus principales ciudades y lugares más representativos. Sus dos puntos de partida principales son las ciudades de Panamá y Guatemala, verdaderos tesoros nacionales gracias a su rico patrimonio arqueológico y monumental.

Además, el Camino Real trascurre en paralelo a las cordilleras volcánicas de la costa pacífica y ofrece la oportunidad de acercarse al volcán Masaya (Nicaragua), uno de los pocos volcanes en activo del mundo, o al volcán Tajumulco(Guatemala), el más alto de Centroamérica, con 4420 metros de altura.

A pesar de que el itinerario se comercializa en base a una estructura fija, son muchas las opciones de las que dispone el viajero. Se ofrece un amplio y variado abanico de destinos y, en principio, su duración es de al menos 3 semanas. Sin embargo, para poder acceder a un mayor público, se han dispuesto y habilitado otros recorridos mucho más cortos y algunos pequeños circuitos que se adaptan mejor a las necesidades de la mayoría de sus demandantes.

La ruta turística está coordinada por la Secretaría General del Sistema de Integración Centroamericana (Sica) y el Consejo Centroamericano de Turismo, contando también con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional (Aeci).

En este viaje, herencia, historia y naturaleza se unen para adentrar a todos aquellos que lo deseen en un mundo que parece situarse entre medias de dos épocas completamente diferentes.

Disfrutar de su naturaleza, empaparse en su cultura, deleitarse con sus vistas y conocer su artesanía y gastronomía tradicional son algunos de los muchos atractivos de este impresionante recorrido.