Descubre Sintra y todos sus secretos a voces

A apenas 30 kilómetros de Lisboa, Sintra es un regalo para los sentidos, una villa llena de encanto que no deja indiferente al visitante.

Foto: Rene Mattes/Hemis/Corbis

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, la villa de Sintra es un lugar encantador y una excursión indispensable desde Lisboa, de la que la separan tan sólo 30 kilómetros. Majestuosos monumentos y una frondosa vegetación se unen en Sintra haciendo las delicias de los visitantes.

Así, en el centro de la ciudad nos encontramos con el Palacio da Vila, o Palacio Nacional de Sintra, donde se realizan conciertos de música clásica, recepciones oficiales y recreaciones de historia en vivo. Hoy es propiedad del gobierno portugués pero antaño fue la residencia oficial de la familia real lusa. Construido en el siglo XVI, en su arquitectura se aprecian detalles medievales, góticos, manuelinos, renacentistas y románticos.

También en el centro de Sintra, entre árboles se encuentra la Quinta da Regaleira, construida en 1697 y sede de la Fundación Cultursintra, que se encarga de la conservación y recuperación patrimonial de Sintra así como de la dinamización turística. En cuanto a la Quinta da Regaleira, destaca su enorme jardín donde podemos encontrar pozos, lagos, estatuas y grutas donde las referencias a la mitología son continuas, así como a Virgilio, Dante, Milton, Camoes o los templarios de la Orden de Cristo.

A las afueras de Sintra, a unos 4 kilómetros y sobre una colina se encuentra el Palacio da Pena, el mayor ejemplo de arquitectura romántica en Portugal y aún pintado con los colores originales. Fue construido a partir de las ruinas del Monasterio Jerónimo de Nossa Senhora da Pena, en 1839, y en él conviven elementos del neomanuelino, el neo-gótico y el neo-árabe. Su parque, de 200 hectáreas es el hogar de cientos de especies animales y desde su terraza se puede divisar la espectacular Sierra de Sintra. En la zona occidental del mismo, el Chalet y Jardín de la Condesa d''Edla han sido reabiertos al público recientemente tras un largo proceso de restauración, tras un edificio en 1999.

También a 4 kilómetros de Sintra se encuentra en el Palacio de Montserrate, donde sus jardines no tienen nada que envidiar al palacete romántico del siglo XIX que lo compone. Muy cerca, el parque de Montserrate, con 33 hectáreas, es perfecto para descansar entre árboles centenarios y temáticos jardines donde destacan la rosaleda y el jardín mexicano.

Por su parte, el Castillo de los Moros es una fortificación militar sobre una de las colinas de Sintra, a unos tres kilómetros del centro, y desde sus murallas ofrece unas increíbles vistas de la zona y del Atlántico.