Descubre los alrededores de Tánger

Los alrededores de Tánger son un atractivo turístico que no se puede perder ningún visitante

Foto: Jean du Boisberranger/Hemis/Corbis

A no muchos kilómetros de la ciudad marroquí las leyendas cobran vida en dos de los lugares más interesantes de la zona: el Cabo Espartel y la Gruta de Hércules.

El Cabo Espartel ofrece unas inigualables vistas sobre el océano Atlántico, a un lado, y el mar Mediterráneo al otro. Este lugar está presidido por un faro construido en 1865 al que se accede a través de una calzada romana. Según cuenta la leyenda es aquí donde se encontraba la isla de Majuán, sumergida tras el aumento de nivel de mar después del fin de la última glaciación. Se dice que Platón se en esta historia para relatar el mito de la Atlántida.

A unos cinco kilómetros al sur del Cabo Espartel la Grutade Hércules, descubierta en 1878 ofrece una panorámica del Estrecho de Gibraltar. Según se cuenta, fue aquí donde descansó Hércules después de haber completado sus 12 labores y cuando se produjo la separación de Europa de África. Se desconoce cómo se originaron estas cuevas, aunque la creencia popular relata que son consecuencia de una antigua civilización que las construyó a modo de protección aprovechando el trabajo que ya había realizado la erosión del viento y el mar.

Aprovechando la visita a la Gruta de Hércules, a apenas 500 metros, se encuentran las Ruinas Romanas de Cotta que datan del siglo II y III d.C. Tienen un gran valor arqueológico gracias a los restos de un templo, termas, granjas, almazaras de aceite o fábricas de garum (una salsa de pescado hecha de vísceras fermentadas).

A escaso medio kilómetros de las murallas de la Kasbah de Tánger la Necrópolispúnico-romana de Marchan contiene 98 tumbas. Además aquí se han hallado diferentes objetos romanos y utensilios púnicos de diferentes épocas, así como sarcófagos de plomo o restos de un niño en una urna.