Descubre las zonas verdes de Ginebra

Ginebra destaca por su aspecto cosmopolita y por desprender una atmósfera tradicional y moderna al mismo tiempo.

Foto: Morton Beebe/CORBIS

La ciudad suiza no sólo dispone de museos, iglesias y sedes gubernamentales sino que también dispone de espacios verdes en los que pasar un tiempo al aire libre más que valioso.

Uno de ellos es el Parque de los Bastiones, situado en lo que fue el primer Jardín Botánico de Ginebra y que puede presumir de ser el único espacio verde que es colindante al Lago Léman. En él destaca el Muro de los Reformadores, de unos 100 metros de altura, en el Paseo de la Reforma. Fue construido por los escultores franceses Paul Landowski y Henri Bouchard en 1909 para ensalzar las figuras de los fundadores del protestantismo: Guillaume Farel, Juan Calvino, Teodoro de Beza y John Knox.

Otras de las atracciones del Parque de los Bastiones es el ajedrez gigante con piezas a tamaño natural o el antiguoPalacio Eynard, construido en el siglo XIX para el banquero Jean-Gabriel Eynard, que fue utilizado como residencia privada hasta 1891 cuando la familia de Eynard lo donó al Gobierno ginebrino. Hoy en día en sede del Ayuntamiento de Ginebra aunque ha pasado por usos tan diversos como el de Hotel Municipal o Museo de Historia Natural.

Otro de los espacios verdes que alberga la ciudad de Ginebra es el Jardin Anglais, que contiene cerca de 6.300 especies de plantas. Está situado a orillas del Lago Léman y en su interior se esconde uno de lo símbolos del país: el Reloj de Flores. Esta obra simboliza la unión de Ginebra a la Confederación Suiza el 12 de septiembre de 1814 y está realizada con unas 6.500 flores.

Por último, el Jardín Botánico de Ginebra fue creado por Candolle en 1817. En un principio se encontraba donde ahora está situado el Parque de los Bastiones pero en 1904 se cambió su ubicación en La Console, a las afueras de la ciudad. En sus 28 hectáreas se pueden disfrutar de invernaderos con plantas tropicales, de un estanque con plantas acuáticas y contemplar de algunos animales en peligro de extinción como los ciervos dama o aves exóticas como los papagayos. Además, cuenta con un laboratorio de investigación, un herbario y una biblioteca.