Descubre la cuna de culturas de Dublín

La cerveza es uno de sus atractivos turísticos pero Dublín posee un importante legado cultural que merece la pena visitar.

Foto: Julian Calder/CORBIS

A pesar de que Irlanda tuvo influencia romana, el germen de lo que hoy se conoce como Dublín se debe a los vikingos, que se asentaron en la orilla sur del río Liffey alrededor del año 841 d.C y denominaron a la zona "Dubh Linn".

En el conocido "corazón de Irlanda" aún confluyen las culturas de tres pueblos que ejercieron su soberanía a lo largo de su historia: celtas, vikingos y británicos. Su dominación a lo largo de los siglos y la lucha de sus habitantes hace que Dublín posea una fuerte personalidad que todavía hoy se siente en sus calles.

La capital de Irlanda es un atractivo turístico por sus monumentos y pintorescas calles que llaman a disfrutar de un agradable paseo. El símbolo de la ciudad es el Castillo de Dublín, construido en 1204 por el rey John, fue la primera y más importante Residencia Real, también se convirtió en un símbolo importante para los británicos sus años de dominio en Irlanda. En su interior destaca el Salón de San Patricio, en el que se celebra la toma de posesión del Presidente de la República de Irlanda.

Otro de los edificios emblemáticos de Dublín es la Catedral, construida en honor San Patricio, misionero que introdujo el cristianismo en Irlanda durante el siglo V. El edificio se levantó en 1191 en el mismo lugar en el que el propio San Patricio bautizaba a los paganos irlandeses en un pozo. Desde 1783 hasta 1871 la Catedral sirvió como la capilla de la ilustre Orden de San Patricio, para los miembros de los Caballeros de San Patricio

Si te gusta el arte pictórico, no puedes abandonar Dublín sin antes haber visitado la Galería Nacionalde Irlanda. Éste museo está dividido en cuatro alas dedicadas cada una de ellas a un tipo de arte diferente. Mientras que en la primera encontramos las obras de los pintores irlandeses más relevantes, en la segunda se pueden admirar obras de Picasso, Van Gogh, Gris, Monet o Tiziano. Por su parte, en la tercera nos encontramos con autores modernos como Goya, Velázquez y Caravaggio, y en la cuarta hay un espacio que muestra la arquitectura del nuevo milenio.

Pero si hay una zona famosa entre los turistas ésa es la de Temple Bar. La calle del ocio nocturno por excelencia donde se encuentran la mayoría de pubs. El más famoso, pero no único, es el que da nombre a la zona.

Si los apasionados de la cerveza no han tenido suficiente, se pueden animar a visitar la Fábricade Cerveza Guinness, situada en el complejo de St. James''s Gate Brewery. La visita guiada consiste en una exposición sobre los 250 años de Guinness en la que se explica cómo se crea la cerveza.