Descubre el emocionante sonido que inicia el otoño... en el «Serengueti manchego»

Llegó el momento de uno de los grandes espectáculos naturales que se dan en el año

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: JULIAN74 / ISTOCK

Entre las provincias de Toledo y Ciudad Real, una extensión de más de 40000 hectáreas del territorio de Castilla-La Mancha es uno de los espacios de mayor valor biológico de la península ibérica.

estivillml / ISTOCK

Se trata del Parque Nacional de Cabañeros, popularmente conocido como el «Serengueti español». Uno de los Parques Nacionales menos conocidos de nuestro país que está considerado, sin embargo, uno de los mejores lugares en el que vivir unas de las escenas naturales más impresionantes y sobrecogedoras que se dan en España a lo largo del año: la berrea.

Los intensos bramidos de los cérvidos anuncian la llegada del otoño en este ambiente que nos atrapa con sus paisajes de llanuras infinitas y sus montañas.

Eduardo Mendez / ISTOCK

Un Parque Nacional de gran importancia

A pesar de que el Parque Nacional de Cabañeros es poco conocido entre el público en general – es el menos visitado de los quince parques nacionales españoles que existen en la actualidad -, constituye un espacio natural único de gran importancia. Quizás la notoriedad de Las Tablas de Daimiel, el otro Parque Nacional de Castilla-La Mancha, ha empañado de alguna manera su grandeza.

Cabañeros lo forma una vasta extensión que atesora uno de los mejores bosques mediterráneos de toda Europa, donde habita un elevado número de especies vegetales y animales.

Eduardo Mendez / ISTOCK

A punto de haberse convertido en un campo de tiro militar, afortunadamente acabó por ser reconocido como Parque Natural en 1988 para, posteriormente, en 1995, conseguir la figura de protección de Parque Nacional.

Los Montes de Toledo por un lado y la raña a pie de montaña son los dos paisajes característicos y complementarios de este gran parque nacional. La fantástica imagen que forman ambos, con los perfiles montañosos de fondo y las inmensas llanuras de herbáceas salpicadas de árboles a modo adehesado, es la que ha consagrado popularmente a Cabañeros como el «Serengueti español», debido a la semejanza de algunas de sus panorámicas.

Eduardo Mendez / ISTOCK

Más de mil especies de plantas inundan el parque, con alcornocales, quejigos o encinas como árboles más representativos, formando bosques mediterráneos que se entremezclan con manchas de bosque húmedo, vegetación de ribera y una de las joyas de estos bosques, los líquenes, que se encuentran de manera muy abundante y diversa en este espacio natural, constituyendo uno de los mejores lugares de la península ibérica para admirarlos.

Mientras, la amplia variedad de fauna tiene al ciervo y el buitre negro - una de las mejores poblaciones del mundo - como los máximos representantes, conviviendo asimismo con multitud de otras especies, algunas amenazadas o en peligro de extinción.

Eduardo Mendez / ISTOCK

Un gran número de rutas propuestas por el propio parque nos permiten adentrarnos a pie o en 4x4 por estos paisajes increíbles, pudiendo discurrir además por senderos singulares ya célebres entre los visitantes, como el del Boquerón del Estena o el del Chorro de los Navalucillos.

Varios centros de visitantes y museos etnográficos nos permitirán situarnos y conocer las maravillas etnográficas que esconde este Parque Nacional llamado «de Cabañeros» debido a las chozas que servían como refugio a pastores y carboneros cuando faenaban en estas tierras. Unas curiosas y características construcciones con forma cónica, típicas de esta zona de los Montes de Toledo.

Eduardo Mendez / ISTOCK

La berrea: la gran fiesta natural de Cabañeros

El Parque Nacional de Cabañeros es, sin lugar a dudas, uno de los espacios más bellos del centro de la península. Dentro de este espacio natural, la raña, esa gran llanura de unas 8000 hectáreas que ha hecho que se conozca a todo este entorno como el «Serengueti español», se abre ante nuestros ojos como una enorme extensión herbácea salpicada de árboles en la que campan a sus anchas un gran número de animales.

JULIAN74 / ISTOCK

Los ciervos, los grandes protagonistas del parque por su número y significado, habitan esta llanura y los bosques colindantes, dando lugar al comienzo del otoño al gran espectáculo de la berrea, que se ha posicionado como el gran reclamo de este espacio protegido castellano manchego.

Como si se tratase de señales sonoras que marcaran el inicio de la estación, los bramidos de los ciervos inundan la atmósfera de Cabañeros durante unas pocas semanas, en un éxtasis reproductivo que sobrecoge. Las luchas entre los machos y el continuo frenesí de los ejemplares dominantes intentando no perder su derecho sobre las hembras son un espectáculo que hay que ver al menos una vez en la vida.

Es así como esta gran planicie se convierte en uno de los mejores escenarios de España para contemplar y sentir de cerca la berrea.