La desconocida Moravia de Sur: historia, naturaleza y buen vino

Esta región checa destaca sobre todo por su exquisita producción de vino

Beatriz Pérez
 | 
Foto: spooh / ISTOCK

Al sudeste de la República Checa, se esconde la región de Moravia del Sur con sus múltiples encantos como su producción de vino reconocida internacionalmente. La región conquista al turista con sus diferentes caras, y es que resulta un destino ideal para los amantes de lo histórico, de la gastronomía, de lo original e incluso para los que buscan siempre el sello de la Unesco.

Brno, clásico y moderno

La ciudad de Brno, capital de la región, conquista tanto por su vertiente más clásica y tradicional como por su faceta más moderna y actual. Por ejemplo, para los amantes de la historia, es obligada la visita a la Catedral de San Pedro y San Pablo. Este monumento domina la ciudad desde lo alto de la colina de Petrov y se remonta a los siglos XI y XII, cuando se construyó una capilla románica en la cima de una colina, y posteriormente fue reconstruida al estilo gótico. Eregida como Catedral en el año 1777, cuenta con dos impresionantes torres de más de 80 metros desde donde se observa la encantadora ciudad de Brno.

Centro histórico de Brno | milangonda / ISTOCK

Otra opción es adentrarse en los subterráneos de Brno, donde hay hasta seis visitas necesarias para descubrir toda la historia oculta bajo el subsuelo: los depósitos subterráneos en Žlutý kopec, Labyrint pod Zelným trhem (el Laberinto bajo el Mercado de la Verdura) una red de bodegas barrocas, la exposición de Mincmistrovský sklep (la Bodega del Maestro de la Moneda) para aprender sobre el oficio de la acuñación en Brno y Moravia, y del desarrollo de la actual Dominikánské náměstí (Plaza de los Dominicos) y hasta un refugio nuclear Kryt 10-Z (Búnker 10-Z), excavado en las profundidades de la roca bajo el castillo de Špilberk.

Centro de Brno | Leonid Andronov / ISTOCK

También encontramos Kostnice u sv. Jakuba (el osario de la iglesia de Santiago), el segundo mayor osario de Europa después de las catacumbas de París, un lugar de veneración con más de 50.000 cadáveres y otros hallazgos arqueológicos enterrados allí. Por otro lado, el Castillo de Špilberk es una fortaleza repleta de valiosas colecciones históricas y que esconde oscuras leyendas de cuando fue una de las prisiones más aterradoras de Europa. Y por último, para los que buscan contemplar la ciudad desde lo alto, la mejores opciones son la torre del Ayuntamiento Viejo, el mirador de Denisovy Sady y la terraza del edificio de la Casa de los Señores de Lipá.

Castillo Špilberk | @Gabzdyl

Existen otras opciones para los que quieres descubrir Brno de una manera diferente, como por ejemplo un recorrido por la ciudad a través del arte urbano. Y es que sus calles están repletas de esculturas e instalaciones sorpendentes como las alegorías artísticas de las cuatro virtudes cardinales de Platón en la Moravské náměstí (Plaza de Moravia). Incluso se puede contemplar Brno a través de la arquitectura contemporánea, por ejemplo con la visita a la Villa Jurkovičova y la villa Löw-Beer, ambas de estilo Art Nouveau.

Iglesia Jakuba | walencienne / ISTOCK

Incluso es una buena opción recorrer la ciudad a través de su variedad de propuestas gastronómicas y sus encantadores rincones donde disfrutar de los mejores productos de la región. Se puede encontrar desde fantásticos y originales cafés para desayunar, originales bristros para comer, auténticas confiterías donde acompañar el café con una deliciosa tarta hasta restaurantes que seleccionan en sus cartas lo mejor de la región. Además de las típicas cervecerías y las originales vinotecas.

De Praga a Brno, un vídeo por las dos urbes más importantes de la República Checa

Rincones con sello de la Unesco

La Villa Tugendhat es una joya de la arquitectura moderna declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 2001. La obra del famoso arquitecto alemán Mies Van der Rohe es actualmente considerada una de las cuatro villas más importantes del mundo.

Villa Tugendhat | josefkubes / ISTOCK

Por otro lado el Recinto de Lednice – Valtice, conocido como el Jardín de Europa, es un paisaje de más de 300 kilómetros de belleza incalculable que invita a recorrerlo en bicicleta a través de diferentes rutas para conocer palacios majestuosos, parques cultivados, macizos de flores de todos los colores, recovecos románticos del río Dyje, aguas de estanques centelleantes y cubiertas de nenúfares, viñedos fructíferos y construcciones románticas de todos los estilos dispersas por este paisaje bañado por el sol. Más de noventa kilómetros de rutas señalizadas algunas de las cuales llevan hasta la vecina Austria.

Castillo de Lednice | bravo1954 / ISTOCK

El vino: el producto estrella

Moravia del Sur cuenta con una enorme tradición vinícola, y es que es una región atravesada por más de 1.200 km de trayectos señalizados conocidos como las Rutas del vino de Moravia. En el trayecto que conduce a la Moravia Eslovaca se pueden catar excelentes variedades de vino Moscatel de Moravia o Pinot gris. En la Ruta de Strážnice además de disfrutar del precioso entorno de los Cárpatos Blancos, se puede degustar la variedad local de Riesling o Vert Silvaner y visitar la ciudad de Strážnice. En la Ruta de Znojmo se puede degustar un cóctel perfecto de exquisitos vinos aromáticos mientras en la Ruta de Velké Pavlovice se pueden catar diferentes vinos tintos.

Viñedos en Pálava | phbcz / ISTOCK

Pero si hay una ruta que destaca es la que conduce hasta la misma ciudad de Valtice, donde se encuentra el Centro Nacional de Vitivinicultura que organiza todos los años el Salón Nacional de Vinos de la República Checa, el concurso al mejor vino. Además, es imposible no caer en la tentación de visitar bodegas centenarias, como las famosas bodegas Plže.

Bodegas Plže | @ales-motejl

Znojmo y Mikulov, son dos ciudades históricas para hacer un recorrido por Moravia del Sur a través del vino y el enoturismo. En cuanto a Znojmo, cuenta con un centro histórico espectacular, con numerosas iglesias, rodeado de murallas medievales, que conserva el estilo renacentista. No pasa desapercibido el subterráneo de Znojmo, que se extiende en varios niveles formando uno de los laberintos subterráneos más amplios de Europa Central, y que alberga en una de sus salas una curiosa vinoteca.

Znojmo | msan10 / ISTOCK

Pero si por algo es conocido Znojmo es por la calidad de sus vinos y por sus vendimias históricas. Cuenta con uno de los mejores viñedos de Europa, Šobes. Cerca de Znojmo se puede visitar el Castillo Bitov y el Palacio romántico de Vranov nad Dyjí, y la presa de Vranov.

Por su lado, Mikulov es una de las ciudades más bonitas del país rodeada de viňedos. Su casco histórico es de gran belleza, y alberga un gran palacio barroco que conserva en su interior uno de los barriles de vino más grande del mundo. La tumba de Dietrichstein, la columna de la Santísima Trinidad, el barrio judío o la subida a la Colina Sagrada son algunos de los recorridos imprescindibles de esta bonita ciudad. Más de 4.000 lápidas se pueden ver en el cementerio judío, que es uno de los más grandes de la República Checa.

Vistas del centro histórico de Mikulov | Machacekcz / ISTOCK

La Colina Sagrada es un famoso lugar de peregrinación en medio de la naturaleza. En la cima de la colina, además de disfrutar de unas vistas privilegiadas, se encuentra la iglesia de San Sebastián con decoraciones del barroco temprano.

Moravia del Sur al natural

Esta región está llena de auténticos parajes naturales que invitan a la desconexión disfrutando de excursiones originales y planes al aire libre. Por ejemplo el Parque Nacional Podyjí es una auténtica reserva natural creada por los meandros del río Dyje. Está situado en la frontera con Austria donde continúa como Parque Nacional de Thayatal, y en él se puede visitar el viñedo de Šobes, practicar senderismo en un paisaje de bosques densos o emprender diferentes rutas en bicicleta disfrutando de la región del vino y del pepino.

Parque Nacional Podyjí | Bruno_il_segretario / ISTOCK

Por otro lado Pálava, reserva de la Biosfera por la Unesco, es un auténtico paraíso de rocas alabastrinas, prados en flor, bosques de vega, románticas ruinas de castillos medievales, lagos de aguas cristalinas y viñedos bañados por el sol. De entre sus propuestas destacan las rutas del vino y sobrevolar en globo esta impresionante reserva.

Viñedos en Pálava | phbcz / ISTOCK

Asimismo, encontramos el Karst de Moravia, un impresionante sistema cavernario, el más extenso de la República Checa, con más de mil cuevas espectaculares. Disfrutar de un crucero subterráneo es lo habitual aquí, más aún si se visitan las famosas y conocidas cuevas de Punkva. Además de contemplar catedrales con estalagmitas se puede visitar y observar el fondo del abismo Macocha, de más de 140 metros.

Abismo Macocha | Roman Kybus / ISTOCK