El Descenso del Sella, la extraordinaria fiesta del agua

Rápidos, curvas estrechas, y rectas kilométricas. Así es el duro recorrido por el que discurre el Descenso del Sella, uno de los eventos más importantes del piragüismo mundial, que este año celebra su 82 edición. El asturiano Descenso del Sella es la fiesta en estado puro. ¿Te la vas a perder?

Irene González
 | 
Foto: alvaher / ISTOCK

Cada verano, el primer sábado de agosto, miles de palistas, llegados de todos los puntos del planeta, se lanzan río abajo por los 20 kilómetros que separan los municipios de Arriondas y Ribadesella. Y así, durante nada menos que 82 años que se cumplen en este agosto de celebración ininterrumpida. Rápidos, estrechas curva, y rectas kilométricas de infarto, conforman el bravo recorrido por el que discurre el Descenso del Sella, uno de los eventos más importantes del piragüismo mundial. Pero en el Descenso del Sella no es todo esfuerzo y deporte de élite. También es una extraordinaria fiesta, seguramente la mayor celebración veraniega en Asturias. Y no es de extrañar que haya sido declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional.

El Descenso del Sella se disputa el 4 de agosto, pero la fiesta comienza casi un mes antes con el izado en Arriondas de la bandera multicolor del descenso, el pistoletazo de salida de este evento deportivo y festivo, uno de los más emblemáticos del mundo. Justo antes de que comience la competición, cientos de personas se dan cita en Arriondas a las orillas del río para entonar al unísono el universal himno Asturias Patria Querida. El Descenso del Sella dispone, incluso, de su propio tren. FEVE fleta el Tren Fluvial, que realiza su recorrido paralelo al río donde se disputa la prueba. El interior del tren también se celebra una gran festividad en la que los viajeros comparten las excelentes viandas de las que van provistos. El Tren Fluvial realiza paradas en los rincones más bellos e inaccesibles, para que los viajeros puedan bajar, y disfrutar desde la orilla, de la carrera en primera línea.

JavierGil1000 / ISTOCK

En la meta de la bella Ribadesella, desfiles de gaiteros y bailes folclóricos asturianos amenizan el último tramo de la prueba, que finaliza en el Puente de Ribadesella. Es el lugar en el que se congregan miles de vecinos y turistas, para aclamar a los piragüistas a su llegada. Para recuperar fuerzas, nada mejor que una comida campestre en los Campos de Oba, un paraje natural único. La fiesta continúa durante toda la noche en las calles de Ribadesella y al día siguiente, se celebra la romería campestre el xiringüelu de Pravia. El Descenso del Sella es un reto deportivo, fiestero y gastronómico que hay que desafiar al menos, una vez en la vida. ¿A qué esperas?

Arriondas

Rodeada de montañas, ríos, arroyos y desfiladeros, es el paraíso para los amantes del senderismo y el turismo activo. Entre las varias rutas que ofrece no hay que perderse el Mirador del Fitu por su impresionante panorámica del mar Cantábrico, y del Parque Nacional de los Picos de Europa. Pero Arriondas también valiosa por sus yacimientos arqueológicos, entre los que sobresale la Cueva de Taragaño.

Pasarela colgante del Rio Sella

Circulando por la N 634 de Arriondas a Ribadesella, o viceversa, se encuentra esta vertiginosa pasarela colgante. Este puente colgante metálico, también comunica con Cuevas de Agua, un pequeño y singular pueblito que conserva magníficos hórreos asturianos. Merece la pena detenerse para cruzar este puente de hierro, eso sí, solo se puede recorrer de uno en uno.

Josfor / ISTOCK

Santianes del Agua

Santianes del Agua, casi a orillas del Sella, tienen una historia rica y relevante, un entorno natural envidiable. Su nombre se entiende por la constante presencia de ríos y los necesarios puentes para pasar de un sitio a otro. El más importante, el de la fuente de San Juan, aparece reflejado en el mural que preside el centro del pueblo. De allí parte la ruta literaria de Enriqueta Rubín, escritora y maestra.

Ribadesella

A los pies de los Picos de Europa, Ribadesella aglutina paisaje, historia, cultura, naturaleza, fiestas, y una riquísima gastronomía. Este entorno, recorrido por río potente Sella, está cuajado de casonas solariegas, casas de indianos, y de pequeñas calas de extraordinaria belleza. Imprescindible su Mirador de Guía, el Paseo de la Grúa y la Ruta Histórica del Puerto. E Inevitable, su joya de la corona, la Cueva de Tito Bustillo, Patrimonio de la Humanidad.