Déjate encantar por el hechizo de Hamelín, la ciudad de cuento alemana

Adéntrate en la ciudad protagonista de la famosa fábula de los Hermanos Grimm: 'El flautista de Hamelín'

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: maylat / ISTOCK

La célebre población del legendario flautista

El estado federal de Baja Sajonia, en Alemania, es una región cuyo nombre no nos es ajeno. Es muy probable que, en más de una ocasión, hayamos escuchado su nombre en boca de alguien, al igual que ocurre con su capital, Hannover.

venemama / ISTOCK

Pero este territorio del noroeste del país germano alberga una población que, aunque conocida, tal vez atribuimos al mundo de la fantasía y de los cuentos. Hablamos de Hamelín, la mítica ciudad protagonista de la célebre fábula adaptada por los Hermanos Grimm.

Hamelín, leyenda e historia en una misma ciudad

Hamelín es una ciudad de tamaño medio de puro cuento. No sólo por la belleza de muchas de sus calles y los múltiples edificios que se han conservado a lo largo de los siglos, sino por la mítica historia que envuelve todo el ambiente de la urbe: El flautista de Hamelin.

Conocido originalmente como El cazador de ratas de Hamelín, este legendario relato que ancla sus raíces en supuestos hechos acontecidos en el siglo XIII, inunda esta población alemana con su halo de magia y nos deja un legado de fantasía.

mb-fotos / ISTOCK

Son muchos los símbolos y señales que podemos encontrar a lo largo y ancho de Hamelín que nos guiarán por los pasos del flautista y su icónica historia. La estatua del personaje o los carismáticos adoquines con la silueta en bronce de las ratas son dos buenas muestras de ello.

A lo largo de la calle Osterstrasse, la principal del casco antiguo, estas marcas en el suelo nos ayudarán a seguir el trazado que siguieron los niños tras el flautista hacia las afueras de la ciudad, hipnotizados por la música que interpretaba con su instrumento.

querbeet / ISTOCK

Las hermosas casas que se erigen a ambos lados de la calle nos transportan de inmediato a la época en la que transcurre el cuento. Dos de las más reconocidas y famosas son la Stiftsherrenhaus y la Leishaus, donde se ubica el Museo de Hamelín, cuya visita es muy recomendable; junto a ellas, en la misma vía, la Rattenfängerhaus (La Casa del Cazador de Ratas), es otro de los inmuebles más característicos de Hamelín gracias a su inscripción que, como ocurre con muchas otras viviendas del casco antiguo, hacen referencia a los datos de su fecha de construcción o su propiedad. La inscripción, que lleva el nombre de Rattenfängerhaus, es uno de los registros más antiguos de la mítica historia del flautista.

maylat / ISTOCK

En uno de sus laterales y también íntimamente ligada a esta leyenda se encuentra la calle Bungelosenstrasse, donde la tradición marca – como indica su nombre -, que no se toque música ni se cante en toda ella, en recuerdo de los niños desaparecidos del cuento, que transitaron por aquí antes de ser vistos por última vez.

En la zona donde se realizaba el antiguo mercado en la parte histórica de la ciudad, en uno de los extremos de la calle Osterstrasse, localizamos otros dos edificios emblemáticos que nos sumergen igualmente de lleno en la leyenda del flautista de Hamelín.

querbeet / ISTOCK

Por un lado, la Hochzeitshaus (Casa de Bodas), con su característico carrillón exterior que adorna la fachada principal, y en cuyo frontal una trampilla nos depara un espectáculo digno de cuento: una recreación de la famosa historia a través de sus personajes que, a modo de reloj, nos deleita varias a veces al día.  

Por otro lado, junto a ella, la Iglesia de San Nicolás, con su célebre vitral recreando la fábula del flautista, inspirado en otro más antiguo del siglo XIII que debió de ser una de las más antiguas reproducciones de la legendaria historia.

querbeet / ISTOCK

Por último, no podemos abandonar Hamelín sin recorrer otro par de calles imprescindibles en toda ruta por el centro de la ciudad, que dan buena cuenta de los momentos de mayor esplendor económico de la urbe, allá por los siglos XV y XVI. Son las calles Neue Markstrasse y Alte Markstrasse, jalonadas por bellas casas de la época.

Quién sabe si, durante nuestra visita, en alguna de estas rúas nos sintamos atraídos por una extraña melodía que nos atrape para siempre en la enigmática historia del flautista de Hamelín.

Paso a paso