El irresistible poder de atracción de la Isla Magnética

Exploramos la costa este de Australia, y nos topamos con una pequeña isla situada a muy poca distancia de la costa, intuyendo a primera vista un pequeño trozo de paraíso.

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Cavan Images

Llegamos frente a la Gran Barrera de Coral, explorando la costa este de Australia, y nos topamos con una pequeña isla situada a muy poca distancia de la costa, intuyendo a primera vista un pequeño trozo de paraíso.

Los locales la llaman cariñosamente "Maggie" pero nos llama la atención el sobrenombre de «Isla Magnética». No nos podemos resistir a descubrir la razón de tan curiosa denominación y nos preguntamos si tendrá algo que ver con la fuerte atracción que nos despierta este hermoso pedazo de tierra enclavado frente a la ciudad de Townsville.

SheraleeS

Yunbenun y el capitán Cook

Los aborígenes del pueblo Wulgurukaba llamaban Yunbenun, en su lengua wulguru, a la isla situada en el interior de la bahía de Cleveland, en la costa oriental australiana, que hoy se conoce comúnmente como «Isla Magnética». 

Una ciudad de España, entre los 21 Mejores Destinos del Mundo (según la CNN)

A un paso en ferry desde la ciudad de Townsville, en el estado de Queensland, se trata de una tierra emergida a tan solo ocho kilómetros del continente. Los poco más de cincuenta kilómetros cuadrados de superficie que presenta se han convertido con el tiempo en un territorio muy atractivo para toda aquella persona que desee recorrer un lugar no muy conocido, fácilmente accesible y realmente bello.

Cavan Images

Su propio nombre es un reclamo turístico asociado a la historia de las grandes exploraciones. En efecto, fue el conocido capitán James Cook – teniente en el momento en el que surcó por primera vez la bahía de Cleveland a bordo del HM Bark Endeavour, bautizada de esta manera por el mismo – quien otorgó este nombre a la isla en 1770 tras un extraño suceso mientras se acercaba a ella.

Según parece, una extraña fuerza magnética, que parecía proceder de la isla, distorsionaba el correcto funcionamiento de la brújula. Un hecho que ha sido posteriormente estudiado sin éxito pasando a la posteridad como un misterioso acontecimiento que, en cualquier caso, nos ha legado un topónimo muy llamativo.

undefined undefined

Los antiguos moradores que habitaban este enclave antes de la llegada de la Marina Real británica se asentaban a lo largo de toda una franja que cubría desde Westpoint hasta Cockle Bay, siendo esta última el fondeadero habitual que sería más tarde utilizado por los europeos.

De aquella época aborigen proceden las pinturas rupestres halladas en algunas cuevas, aunque hoy en día hayan quedado relegadas a un segundo plano turístico en favor de las numerosas bahías y playas y los hermosos paisajes naturales del Parque Nacional Isla Magnética, que ocupa dos tercios de la superficie total.

Un paraíso por descubrir

La escasa población presente en Yunbenun no se siente aún intimidada por la presencia de turistas en su isla salvo, quizás, en toda el área correspondiente a Horseshoe Bay. Quien desembarque en el puerto de Nelly Bay se encontrará con un lugar montañoso y apacible donde podrá campar a sus anchas con la frecuente sensación de hallarse en un paraíso aún poco explotado.

Famosa por su clima ampliamente soleado a lo largo del año, su enorme cantidad de bahías y playas en relación a su tamaño – se cuentan hasta veintitrés – o por albergar la mayor colonia de koalas del norte de Australia, la isla Magnética sigue siendo un pedazo exuberante de relieves escarpados, promontorios de granito y espesos bosques de pinos y eucaliptos, a pesar de que ya desde finales del siglo XIX se llevaran a cabo los primeros intentos por convertirla en un destino turístico.

shells1 / ISTOCK

Atrás quedan aquellos inicios de promotores como Robert Hayles en torno al complejo de Picnic Bay y el primer servicio regular de ferris de 1901, o el pasado de la isla como punto estratégico defensivo del Pacífico Sur durante la Segunda Guerra Mundial, del que aún sobreviven los restos de algunos fuertes.

En la actualidad, la isla Magnética es un atractivo reducto donde los más de veinticinco kilómetros de senderos que la recorren nos conducen en numerosas ocasiones a lugares completamente vacíos debido al esfuerzo que requiere llegar hasta ellos. De esta manera descubriremos arenales intactos como Balding Bay o Radical Bay, alejados completamente del bullicio a pesar de encontrarse a un paso del punto más popular de la isla, Horseshoe Bay.

Mientras que la vida social se desenvuelve en cualquiera de los cinco asentamientos existentes a lo largo y ancho de su superficie, la vida natural ocupa el espacio de gran parte de la misma, regalándonos una riqueza nada desdeñable.

Por su parte, también existen puntos que se han convertido en imprescincibles para el turismo, como West Point – un excelente lugar para admirar las puestas de sol – o el pecio del SS City of Adelaide, en Cockle Bay, que ponen la puntilla a nuestra experiencia en la atractiva isla Magnética.