De vino y secuoyas en California

Los buscadores de vino pueden pararse en alguna de las cuatrocientas bodegas de Napa, al norte de California, en su búsqueda de un nuevo Grial con forma de uva syrah o zinfagel. Y en su periplo siempre podrán disfrutar de la "secuoya sempervirens", siempre viva, que está destinada a la inmortalidad. Su rojiza y espesa corteza repele el fuego y ahuyenta a los insectos y a los hongos. Una tercera parada en el norte de California puede ser el centro de investigación que la NASA tiene en Mountain View. Aquí hay un museo con grandes rocas lunares, trajes espaciales y la nave "Mercurio".