De paseo por el parque nacional los Alerces

En la Patagonia Argentina, el parque nacional los Alerces esconde uno de los árboles más grandes y viejos del planeta.

A 42 kilómetros de la ciudad de Esquel, Chubut (Patagonia Argentina), el parque nacional los Alerces tiene en su haber uno de los árboles más longevos de la Tierra, el Alerce Milenario. Este tipo de árbol (Fitzroya Cupressoides) también se le conoce como Lahuán - abuelo, el que guarda toda la sabiduría, en lengua mapuche- y puede llegar a vivir entre 3.000 y 4.000 años con una altura media de unos 67,5 metros.

El parque nacional los Alerces se encarga de la protección de este tipo de árbol pero también de coihues, cipreses, radales, maitenes, ñires y lengas. Y entre tanta vegetación, el senderismo, trekking y montañismo están a la orden del día, así como la pesca deportiva, el kayak y otras actividades relacionadas con el agua. Siempre, todas ellas practicadas con el máximo respeto a la naturaleza y a sus habitantes: Pudú, Huemul, varias especies de anfibios, puma, zorro colorado, monito del monte, ciervo colorado, liebre europea, salmónidos...

Para llegar al parque se puede partir desde Puerto Limonao o desde Puerto Chucao y desde ambos puntos se puede contemplar el Glaciar Torrecillas, con sus paredes de hielo de color blanco azulado, apreciándose toda su magia desde el lago Menéndez.

Desde Puerto Limonao la excursión comienza en el lago Futalaufquen y discurre por el río Arrayanes hasta Lago Verde donde se hace un transbordo para atravesar el Lago Menéndez y llegar hasta el Alerce Milenario. Esta opción sólo está disponible en enero y febrero, cuando las salidas son diarias. El resto del año hay que acceder a través del Puerto Chucao que comienza con una excursión a pie a través de la Pasarela del Río Arrayanes, un increíble colgante desde donde se puede divisar las truchas nadando a contracorriente.