De Beijing a Lhasa en un tren de lujo

Ángel López Soto

Muchos viajes constituyen a la vez un salto en el espacio y en el tiempo. Pero pocos resaltan con tanta magnitud ambos conceptos como el que brinda el Shangri-La Express, un tren de lujo inaugurado el 1 de julio de 2006 por el presidente chino y que a través de más de cuatro mil kilómetros progresa desde Beijing hasta el llamado "Reino de las nubes", el altiplano tibetano, a casi cuatro mil metros de altura. Un espectacular recorrido ferroviario que ha sido bautizado como "la ruta mágica al cielo", y ciertamente lo es.