¿Por qué le llaman a Finlandia "el país feliz"?

Por su naturaleza, su clima y sus latitudes, en este rincón nórdico encontramos unos rasgos únicos

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: wmaster890 / ISTOCK

Se cuela, todos los años, en el ranking de los países más felices del mundo. Sin embargo, el estereotipo con el que se dibuja sugiere más bien poca felicidad: un territorio remoto y frío, agreste y desolado. Un lugar donde la naturaleza y el clima obligan a vivir en condiciones severas.

Finlandia es, en efecto, un país de extremos, de dureza. Lo es en sus paisajes ásperos y en su meteorología, que ha llegado a registrar hasta -51º C. Y lo es en sus costumbres y en su modo de vida.

Finlandia, el país más feliz del mundo | LuCaAr / ISTOCK

Pero son precisamente estos rasgos, en su reverso, los que también dotan a este rincón nórdico de una personalidad sumamente tentadora, de una lección de buena vida. Este país, emocionalmente ligado a la naturaleza, es el paradigma del bienestar no tanto por su delantera social como por esa capacidad de soñar una vida más bella, sin ruido, sin tensión, en plácida serenidad. Estas son algunas curiosidades que lo convierten en único:

Un país de bosques

Más del 70% de la superficie del país está constituido por bosques. Estas masas forestales constituyen un elemento omnipresente, que incluso en la propia capital, Helsinki, se cuela por el asfalto: bastan menos de diez minutos desde el centro para que uno se halle, de pronto, inmerso en un paraje de cuento. Por eso, porque por cada habitante existen 4.200 árboles, los finlandeses mantienen una conexión especial con la naturaleza.

wmaster890 / ISTOCK

Un país de responsabilidades

En estos bosques rige el everyman’s right, un concepto legal por el que todas las personas tienen derecho a disfrutarlos libremente (camping, recogida de frutos silvestres, deportes acuáticos…) bajo la responsabilidad y confianza mutua. Porque la naturaleza sólo puede ser un modo de vida.

Un país de extremos lumínicos

En el periodo estival, con el sol de medianoche, la luz invade la mayor parte de la jornada hasta bien entrada la madrugada. Son esos los días en que no se pone el sol. Por contrapartida en los crudos inviernos, durante 52 días la luz apenas despunta por el horizonte. Eso sí, a cambio devuelve el espectáculo de las auroras boreales.

Marco_Piunti / ISTOCK

Un país de saunas

La que tal vez sea su mayor seña de identidad (existen en este país más saunas que coches) es una adicción inexplicable fuera de las fronteras finlandesas. Hasta que se experimenta y, claro, uno cae rendido ante esta práctica que trasciende la función terapéutica para erigirse en un acto social.

LordRunar / ISTOCK

Un país de heavy metal

Así es, se trata del país con mayor número de bandas de metal de todo el mundo (unas 3.400) que ha sido elogiado hasta por el propio Barack Obama como potencia de la cultura heavy. La más famosa: Apocalyptica, un grupo finlandés que nació hace 25 años como un tributo a Metallica, pero que evolucionó después hacia el metal sinfónico con una singularidad: en lugar de tocar guitarras convencionales, sus melodías se interpretan con violonchelos. Este tipo de música es el sonido del país, el que mejor conecta con él.

Un país de deportes atípicos

Como la llamada natación de hielo que no es sino buceo a pulmón libre en las gélidas aguas del Ártico, con temperaturas que rondan los -25º C… y sin más equipo que un bañador. Por más descabellado que parezca, en Finlandia se cuentan por miles las personas que lo practican. Dicen que reporta grandes beneficios al organismo: activa la circulación, oxigena las células, alivia los dolores musculares, libera endorfinas…