Muy cerca de La Cumbre

En la cima. O al menos lo más cerca posible de ella. Los picos más altos de España son continuo objeto de deseo de montañeros y escaladores, pero también pueden ser el objetivo de otros viajeros, parejas o familias, que tienen a su disposición hoteles y Paradores con mucho encanto y muy cerca de las cimas. en ellos los escaladores pueden prepararse para cumplir su sueño y los viajeros disfrutar de lugares únicos. Algunos están muy cerca del cielo; otros son el mejor punto de partida para rutas llenas de aventuras.

Silvia Roba
 | 
Foto: VIAJAR

Parador de Bielsa (Huesca)

Casi tocando el cielo se emplaza también el Parador de Bielsa (parador.es), capital del Alto Cinca (Huesca), en una ubicación perfecta para todos aquellos que sueñen con ascender alguno de los picos de Monte Perdido, que, con sus 3 355 metros, pasa por ser el mayor macizo calcáreo de Europa Occidental.

VIAJAR

Estamos en pleno Pirineo oscense, junto a la entrada al Parque Nacional de Ordesa, a punto de alojarnos en una casona de montaña, en la que la madera, elemento principal en la decoración, aporta una sensación de recogimiento y calidez que completa el fuego de la chimenea. Muchas habitaciones ofrecen vistas a la montaña, al valle de Pineta y al río, por cuya orilla apetece siempre pasear, antes o después de disfrutar de la gastronomía aragonesa: truchas, ternasco, migas, guisos de jabalí... Benasque, también en Huesca, es el mejor enclave para realizar el ascenso a los monumentos naturales más espectaculares de los Pirineos, como el Aneto (3.404 m) y La Maladeta (3.308 m). precios: desde 90 € por noche. contacto: 974 50 10 11. Más información en: parador.es

Hotel Áliva Puerto de Áliva (cantabria)

VIAJAR

Ideal para montañeros es también el Hotel Áliva, en la cota superior del Teleférico de Fuente Dé, a 1 630 metros. También en el Parque Nacional de los Picos de Europa, pero en su vertiente cántabra, abre a partir de primavera. Cuenta con 70 plazas en habitaciones dobles, de cuatro y hasta seis personas, y con un restaurante para reponer fuerzas con un buen potaje lebaniego. Precios: desde 80 € por noche. Contacto: 942 73 09 99. Más información en: cantur.com

Parador de Las Cañadas del Teide. Las Cañadas del Teide (Tenerife) 

Única construcción que existe dentro del Parque Nacional, a más de 2 100 metros de altura. Sí, su mayor atractivo es precisamente las impresionantes panorámicas que ofrece sobre el cono del volcán, la caldera de Chahorra y la Montaña Blanca. Aunque no el único.Su interior recrea el ambiente de una casa de alta montaña, tanto en los espacios comunes como en las habitaciones, decoradas con muebles realizados en madera de cerezo.

VIAJAR

Dividido en tres plantas –la tercera es abuhardillada–, el edificio recuerda a las típicas viviendas isleñas, con una balconada en su cuerpo central. Su salón con chimenea, con vitrinas de piedra volcánica, y la piscina son dos lugares con mucho encanto. También su restaurante, donde hay que probar tentadores platos locales como las papas arrugadas con mojo y el puchero canario. Precios: desde 130 € por noche. Contacto: 922 38 64 15. Más información enparador.es

Hospital de Benasque. Benasque (huesca)

VIAJAR

os buenos centros de operaciones son el hotel Hospital de Benasque (llanosdelhospital.com), antiguo refugio de caminantes, hoy con Spa, que ofrece la posibilidad de desayunar desde las cuatro de la mañana, y el Hostal Parque Natural (hostalparquenatural.com), construido sobre un montículo conocido como el Torzal de Cubera. El GR 11, la Senda Pirenaica que cruza todo el Pirineo español de oeste a este por la vertiente sur, pasa a solo cien metros del aparcamiento del hotel. Cuando cae la tarde no hay nada como tomarse algo en la terraza mientras vemos desaparecer el Sol por la sierra de Chía. A los amantes de los cielos nocturnos les encantarán las habitaciones con tragaluz de la segunda planta.

El del Tena es uno de los valles más extensos y poblados del Pirineo, cuyas elevaciones oscilan desde los 600 metros hasta superar los 3.000 en cimas como Balaitus, Gran Facha, Argualas o los Picos del Infierno. Para llegar a estos últimos, pasando por los Ibones Azules, hay que comenzar la expedición en Los Baños de Panticosa, con un balneario entre cuyas instalaciones destaca el Gran Hotel (panticosa.com), inaugurado durante la Belle Époque, en 1896, y rehabilitado por el arquitecto Rafael Moneo en 2004. Toda una joya en la que destaca el restaurante El Lago, con amplios ventanales, y, por supuesto, la zona termal, con una piscina exterior desde la que se pueden observar las estrellas. Precios: desde 90 € por noche. Contacto: 974 55 20 12. Más información enllanosdelhospital.com